Ottawa, 30 may (Prensa Latina)En medio de la guerra política en el Congreso de Estados Unidos, el vicepresidente Mike Pence llega hoy a Canadá para discutir con el primer ministro Justin Trudeau sobre la ratificación del tratado comercial de América del Norte.

Pence tiene la encomienda de pedir aquí ‘una rápida adopción del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (conocido como Usmca)’, confirmó una nota publicada en su página oficial.

El nuevo convenio suplantará al viejo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan), al cual llegó a calificar el presidente Donald Trump como ‘el peor acuerdo comercial jamás firmado en cualquier parte’ y por eso exigió renegociarlo.

Según dijo Pence, el Usmca ‘no solo es un gran beneficio económico para los Estados Unidos, sino que es un buen negocio para nuestros aliados del norte y sur de la frontera’.

Pese al optimismo demostrado ahora respecto a este acuerdo trilateral que llevó cerca de 14 meses de intensas negociaciones, hay razones para pensar que podría resultar engorroso ratificar el Usmca por el actual escenario de confrontación entre Trump y los demócratas del Capitolio.

Trump expresó públicamente desde los jardines de la Casa Blanca que no cooperará con los legisladores de la fuerza azul hasta que cesen las múltiples investigaciones en su contra, una promesa que, de cumplirse, paralizaría la vida legislativa del vecino país.

Entretanto, Trudeau anticipó al referirse a la visita de Pence, que además de comercio hablará con el visitante sobre el ‘retroceso’ de los derechos de las mujeres en Estados Unidos.

Trudeau comentó a los periodistas la víspera que su discusión se centrará principalmente en el tema comercial y pondrá de relieve al vicepresidente -un conocido opositor del aborto- ‘la avalancha de leyes’ que en ese sentido se están aprobando en varios estados de la Unión en las últimas semanas.

Los liberales pretenden usar las leyes antiaborto promovidas por los republicanos como un arma política que gravite sobre el líder conservador Andrew Scheer, quien ya afirmó aquí que no reabrirá este debate en Canadá de convertirse en primer ministro, tras las elecciones federales de octubre.

Esta es una de las pocas naciones que no tiene restricciones legales para la práctica del aborto inducido.

En 1988 la Corte Suprema dictaminó en el fallo de R vs Morgentaler que el requisito del comité de aborto terapéutico era inconstitucional y ordenó al Parlamento redactar una ley de aborto.

oda/dfm/cvl / prensa-latina