Moscú, 15 feb (PL) Las falsificaciones orquestadas por Occidente en Siria dañan hoy el derecho internacional y permiten convertir a órganos técnicos como la Organización de Prohibición de Armas Químicas (OPEQ) en un inquisidor.

Nadie tuvo nunca ninguna duda en Rusia sobre las manipulaciones realizadas por la organización ‘Cascos Blancos’ y por eso para nada nos sorprenden las revelaciones de un productor de la BBC, indicó el mayor-general Igor Konashenkov.

El vocero del ministerio de Defensa (Mindef) comentó así las revelaciones del productor Riam Dalati sobre el montaje de un ataque ficticio de un supuesto ataque químico en la ciudad sira de Duma (Ghouta Oriental), el 7 de abril del pasado año.

Si alguien se fija en los métodos utilizados por los ‘Cascos Blancos’ para montar y filmar un ataque químico falsificado, queda claro que lo mismo ocurrió el 4 de abril de 2017 en Jan-Sheijun, en Idleb, declaró el portavoz del Mindef.

Konashenkov denunció que las mentiras utilizadas dieron paso a un ataque de Estados Unidos contra un país soberano, lo cual constituyó una ruptura del orden internacional.

Sobre la base de manipulaciones, Occidente logró convertir un órgano como la OPAQ, en un ente capaz de autorizar ataques de militares occidentales por todo el mundo de acuerdo a su conveniencia, señaló el mayor-general ruso.

Konashenkov deseó suerte para el trabajo del mencionado productor de la BBC que al denunciar una noticia falsa se interpuso en el camino de sectores interesados en evitar la responsabilidad por el uso de la fuerza basado en mentiras.

Ello no solo supone responsabilidades individuales de políticos o militares involucrados, sino de naciones enteras que buscan la ruptura de las normas del derecho internacional, indicó.

mem/to