Beijing, 18 dic (PL) El presidente Xi Jinping revalidó hoy el compromiso de China con llevar adelante su plan aperturista en busca de mayores progresos socioeconómicos y contribuir al mismo tiempo con la prosperidad del planeta.

Durante una conferencia conmemorativa por el aniversario 40 de la Reforma y Apertura, el mandatario indicó que la implementación de esa política libró al pueblo de años de hambre, escasez y pobreza, consolidó la democracia socialista y posicionó al país como potencia mundial.

‘La práctica de reforma y apertura a lo largo de los últimos 40 años ha mostrado que la apertura trae el progreso, mientras que el encierro conduce al atraso. China no puede desarrollarse si está aislada del mundo, y el mundo necesita a China para la prosperidad global’, afirmó.

Tras repasar los logros de esa etapa, enfatizó en los planes para profundizar dicha iniciativa mediante un enfoque proactivo, integral, multinivel y de amplia gama, con lo cual crearán un ambiente internacional sano y un espacio de desarrollo más abarcador.

Pero llamó a redoblar los esfuerzos para ejercer una gobernanza plena y rigurosa del Partido Comunista de China (PCCh) y adherirse a la estrategia orientada hacia elevar el bienestar social.

‘Esta es la gran revolución que impulsó un salto significativo en la causa del socialismo con peculiaridades chinas (…) es un gran despertar del PCCh, el cual ha promovido la gran creatividad tanto en la teoría como en la práctica’, acotó.

Entre otras cuestiones, recalcó la determinación a reunificar todo el territorio nacional por la vía pacífica y sobre la base del principio ‘Un país, dos sistema’ aplicados en las regiones administrativas de Hong Kong y Macao.

En ese punto, recalcó la oposición a acciones separatistas de la isla de Taiwán y a las críticas sobre asuntos de índole interna.

‘Nadie está en la posición de ordenar al pueblo chino lo que se debe o lo que no se debe hacer’, sentenció Xi.

La Reforma y la Apertura fue lanzada en diciembre de 1978 por el PCCh, entonces comandado por el expresidente Deng Xiaoping, y definió los pasos a seguir con el objetivo de elevar la calidad de vida de la población y prosperar en materia económica.

Como resultado, China obtuvo una solidez financiera e industrial capaz de enfrentar los continuos altibajos de la economía global por factores como la extensión de la crisis y el desplome de las materias primas.

Gracias a su impulso constante, junto al esfuerzo de su pueblo, este país es hoy el mayor captador de inversión extranjera directa y la segunda economía del orbe con un crecimiento promedio de 10 por ciento anual, uno de los más altos.

Este año, el Gobierno y el Partido están inmersos en la profundización de la reforma y apertura a fin de reequilibrar el modelo de desarrollo y reemplazar el de rápido crecimiento por uno donde prime la alta calidad, las innovaciones y la implementación de planes amigables con el medioambiente.

tgj/ymr/cvl / https://www.prensa-latina.cu