ruben-salazarBogotá, 10 feb (PL) El cardenal colombiano Rubén Salazar, presidente de la Conferencia Episcopal, reiteró su confianza en que el proceso de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC-EP llegue a buen puerto con un feliz resultado.

Abrigo esa esperanza y creo que no hay un solo obispo en el país que no comparta esa opinión conmigo, afirmó en una entrevista con la agencia de noticias Colprensa.

A mi juicio las conversaciones avanzan con cierto ritmo y ya transitaron por su etapa más difícil, aseveró, y creo que en los temas pendientes de discusión ambas partes pueden avanzar con mayor rapidez en pro de la solución de un conflicto armado que ha desangrado al país por más de 50 años.

Para el cardenal, la firma del acuerdo que pondrá fin a la guerra es solo el primer paso para construir una paz que será verdadera cuando se abra paso en Colombia a la justicia social, cuando el país sea más equitativo, se solucionen los diferentes conflictos sociales y todos tengan acceso a sus derechos.

Al referirse al presunto espionaje ilegal realizado por la inteligencia militar a algunos miembros del proceso de paz, según revelaciones de la revista Semana, Salazar manifestó que, de ser cierto, se trataría de procedimientos absolutamente inmorales, que hacen un daño terrible.

Tampoco entiendo por qué tenemos que seguir pensando en posibilidades de confrontación entre las partes, por ese camino nunca vamos a lograr la paz, subrayó.

Si es verdad que ciertas unidades del Ejército han recurrido a acciones de ese tipo, esa actitud estaría indicando que nos falta un enorme camino por recorrer en el campo de la honestidad, la franqueza, la verdad y la conciencia, comentó.

En la mesa de diálogo instalada en La Habana el 19 de noviembre de 2012, las partes han suscrito hasta ahora dos acuerdos parciales calificados de históricos: el desarrollo agrario integral y la participación política posconflicto.