Rusia ha criticado durante semanas a EE.UU. por no otorgar visas a los miembros de la delegación rusa para asistir a la 77ª sesión de la Asamblea General.

El Ministro de Relaciones Exteriores Serguéi Lavrov y parte de la delegación que lo acompañará a los trabajos de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Nueva York han recibido visas estadounidenses, confirmó la cancillería rusa♦

Moscú espera «que se emitan visados para la delegación al completo y que se emitan las directrices necesarias sobre los asuntos logísticos del viaje dadas las sanciones impuestas por Estados Unidos» en relación con el conflicto con Ucrania. 

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha insistido en que Estados Unidos «está violando sus obligaciones» dado que «debe entregar visados a todos aquellos que quieran asistir a la Asamblea General».

La apertura de la 77ª sesión de la Asamblea General de la ONU está prevista para el 13 de septiembre. 
Del 20 al 26 de septiembre se llevará a cabo una semana de alto nivel en la ONU con la participación de líderes y jefes de los departamentos de Relaciones Exteriores de los estados miembros de la organización.

Desde agosto, los diplomáticos rusos han notado más de una vez que las solicitudes de visa para la delegación rusa se enviaron durante mucho tiempo a la embajada estadounidense en Moscú, pero nunca se emitieron visas para Lavrov y su séquito. 

El pasado 10 de septiembre,  Lavrov solicitó a sus colegas dejar de recordar a Estados Unidos que (EE.UU.) la delegación rusa necesita visados para poder asistir a la próxima Asamblea General de la ONU en la ciudad de Nueva York. El canciller ruso aseguró que «los estadounidenses saben sus obligaciones».

Asimismo, Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró la firme creencia de que EE.UU. debe emitir visados a los miembros de la delegación rusa para poder participar en la asamblea.