Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) se encuentran ampliamente esparcidas en las fuentes de agua de todo el mundo y se han relacionado con múltiples problemas de salud humana.

Un grupo de científicos descubrió el punto crítico bajo tierra en donde se acumulan los llamados ‘químicos eternos’, que son sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS) de origen antropogénico que se encuentran ampliamente esparcidas en las fuentes de agua de todo el mundo y se han relacionado con múltiples problemas de salud humana.

En el trabajo, publicado en la revista Reviews of Geophysics y dirigido por el hidrólogo Xueyan Lyu de la Universidad de Ciencia y Tecnología de la Información de Nankín (China), se analizaron las investigaciones realizadas entre 2010 y 2022 sobre el destino y el transporte de PFAS en el suelo y las aguas subterráneas. Asimismo, se estudiaron sus propiedades físicas y químicas que afectan la forma en que se mueven a través del entorno del subsuelo terrestre.

Los datos recopilados permitieron a los expertos identificar como un punto crítico de acumulación de PFAS la porción de suelo sobre el nivel freático, es decir el sector superior de un acuífero donde el agua se acumula en sedimentos y rocas.

Según los autores del estudio, comprender el destino y el transporte de estos productos químicos sintéticos en entornos subterráneos es fundamental para evaluar sus riesgos, así como para desarrollar «estrategias de remediación efectivas para la limpieza de sitios contaminados». 

No obstante, la revisión de investigaciones arrojó que solo se han estudiado unos pocos productos químicos PFAS, a pesar de que la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. identificó más de 12.000.