El embajador de Colombia en Venezuela oficializó la intención del país por restablecer relaciones diplomáticas con Venezuela. Nicolás Maduro le dijo que quiere una comunicación más estrecha con Gustavo Petro.

Tal y como estaba previsto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, recibió en su despacho privado en la tarde de este lunes al embajador de Colombia en su país, Armando Benedetti, un encuentro que oficializa las intenciones de ambas naciones de dejar atrás sus diferencias diplomáticas y arrancar un acercamiento comercial entre ambos territorios.

El anuncio lo hizo el propio embajador colombiano, quien reportó que presentó oficialmente las cartas credenciales como embajador de este país en Caracas. “Hablamos con el presidente Nicolás Maduro sobre la urgencia de restablecer los lazos de amistad que nunca se debieron romper”, destacó.

Maduro lució de blanco y un sombrero vueltiao con la bandera de Colombia que le regaló el embajador de Colombia. Por su parte, Benedetti fue más formal, de traje y corbata. El Palacio de Miraflores, sede del encuentro, le permitió al presidente venezolano enseñarle al exsenador su despacho y sus intenciones: restablecer relaciones comerciales con Colombia, un país que llama su hermano. Un cuadro gigante del libertador Simón Bolívar, que obsequió el mandatario bolivariano al diplomático de este país, sirvió de testigo en la reunión.

“La idea es llenarnos de optimismo todos, empezando por los colombianos y venezolanos del restablecimiento de las relaciones que ayudarán a 4 millones de ciudadanos que dejaron tirados en Caracas, a esos conciudadanos los dejaron en una desidia total. También a 8 millones de colombianos que también ahorcaron económicamente de forma literal. Es hablar con Nicolás Maduro para retomar el optimismo por los temas que acabo de mencionar”, expresó Benedetti a SEMANA en la mañana de este lunes.

El encuentro, que empezó sobre las 5:00 de la tarde hora colombiana, le permitió a Benedetti hablar de asuntos económicos, especialmente de la propuesta de una legislación que conduzca a los dos países a invertir en infraestructura, colegios, hospitales, puentes, que irradien e impacten en el desarrollo de la región. Todas las inversiones estarían destinadas en la frontera entre ambas naciones.

Armando Benedetti y Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores en Venezuela. 

Durante la reunión, Benedetti le expuso a Nicolás Maduro la propuesta de un encuentro diplomático con Gustavo Petro en un punto específico de la zona limítrofe, como señal a los dos países. El objetivo es que se produzca a comienzos de octubre, es decir, en los próximos días. Desde la Casa de Nariño, la iniciativa fue vista con buenos ojos.

El embajador colombiano habló con el presidente bolivariano en Caracas temas exclusivamente comerciales. De hecho, en medio de los acercamientos entre los dos países no hay ningún tipo de condicionamiento de las partes.

“El objetivo es comercial, las relaciones diplomáticas, los conciudadanos que están en territorio venezolano, la parte social, cultura, el transporte, turismo, básicamente eso. No vengo a inmiscuirme en temas del presidente Maduro”, explicó.

Armando Benedetti le regaló un sombrero vueltiao a Maduro y el presidente de Venezuela le obsequió un cuadro de Simón Bolívar

En otras palabras, el embajador no habló con Maduro sobre las supuestas denuncias contra las Farc, hoy atrincheradas, al parecer, en Venezuela y protegidas por el gobernante de Miraflores. “Si el tema se toca es porque Venezuela quiere tocarlo. Yo no tengo por qué venir a inmiscuirme en procesos de orden público que le competen solamente al Gobierno de Venezuela”, advirtió el embajador antes de ingresar al encuentro.

Desde que pisó Caracas, el embajador colombiano no ha descansado. Este lunes, por ejemplo, adelantó varios encuentros, entre ellos con el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Carlos Faria. “Inspirados en el legado histórico de integración y hermandad que une a nuestras naciones, recibimos las copias de estilo del embajador de Colombia Armando Benedetti con la esperanza cimentada en volver a levantar las banderas de la solidaridad, (la) paz y (el) entendimiento”, reportó el diplomático bolivariano.

Se espera que al término de la reunión quede concretado el encuentro entre Gustavo Petro y Nicolás Maduro la primera semana de octubre en la zona de frontera entre Colombia y Venezuela.