Petro agregó que, además de la reforma laboral, el objetivo es crear “un estatuto del trabajo que dignifique al pueblo trabajador”.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, anunció este martes que convocó a los empresarios y a los sindicatos de trabajadores a fin de concertar, junto al Ministerio del Trabajo, una reforma laboral.

LEA TAMBIÉN:

Presidente Gustavo Petro anuncia reforma policial en Colombia

“Hemos convocado a los gremios empresariales y a los sindicatos de trabajadores a concertar con el Ministerio de Trabajo una reforma laboral”, escribió el mandatario del país suramericano en su cuenta de Twitter.

Petro agregó que, además de la reforma laboral, el objetivo es crear “un estatuto del trabajo que dignifique al pueblo trabajador”.

“El fruto de esta concertación se presentará como proyecto de ley”, explicó el jefe de Estado.

El mandatario, quien este martes recibió a integrantes del Consejo Gremial Nacional, en la Casa de Nariño, sede del poder Ejecutivo, dijo a periodistas que fue tomada la decisión de que el proceso de concertación en materia laboral se extienda hasta diciembre o enero de 2023.

La reforma tiene como objetivo el «mejoramiento del clima laboral”, señaló Petro, quien busca mejoras para los trabajadores como el pago de horas nocturnas, la equidad salarial entre hombres y mujeres, finalizar con los contratos de prestación de servicios y alcanzar una mayor estabilidad en los puestos de trabajo.

El Gobierno de Petro, quien inició su gestión presidencial el pasado 7 de agosto, está concentrado en la aprobación en el Congreso de la reforma tributaria, cuyo objetivo central es la disminución de la desigualdad social.

Se busca proteger la empresa productiva “y que, al proteger la producción, se generen igualdad y equidad; y financiar al Estado, porque para eso son las reformas», agregó.

Las autoridades colombianas tienen el objetivo de recaudar, si es aprobada la reforma tributaria, anualmente 25 billones de pesos (equivalentes a 5.736 millones de dólares), a fin de reducir la deuda social.

Si se añade la lucha contra la elusión y la evasión tributaria, el Gobierno recibiría un total de 50 billones de pesos anuales (alrededor de 11.472 millones de dólares).