Una encuesta revela que la imagen del Buró Federal de Investigaciones (FBI) ha decaído a raíz de la redada que realizó este organismo en una de las residencias del expresidente Donald Trump.

La Administración Biden sigue cayendo en picada en sus índices de aprobación. De acuerdo con un estudio de Rasmussen Reports, el 46% de los estadounidenses no tiene una imagen favorable del FBI. Esto se observa pocos días después de que la agencia fuera duramente criticada por haberse metido a la casa de Trump en Mar-A-Lago para incautar documentos sobre seguridad nacional.

De hecho, el 53% de los encuestados aseguró que coincide totalmente con la opinión de Roger Stone, exasesor de Trump, quien dijo que el FBI es controlado por «un grupo de matones politizados» hasta convertirlo en «la Gestapo personal de Joe Biden».

«El 44% de los probables votantes estadounidenses considera que la redada del FBI en la casa de Trump en Florida les hizo confiar menos en el FBI, en comparación con el 29% que dice que les hizo confiar más en la oficina. El 23% afirma que la redada de Trump no hizo mucha diferencia en su confianza en el FBI», indica Rasmussen Reports.

El 15 de julio, el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó al FBI de llevarse tres pasaportes suyos durante el allanamiento a su casa el pasado 8 de agosto.

A través de su cuenta de Truth Social —red social que el magnate lanzó este 2022 tras ser vetado de Twitter—, Trump exigió al FBI la devolución de sus tres pasaportes, uno de ellos vencido.

Lo anterior ocurrió después de haberse revelado parte de la orden de allanamiento con la cual el FBI pudo registrar su residencia para recuperar 11 cajas con documentos relacionados con la seguridad nacional de Estados Unidos y que estaban en la Casa Blanca cuando Trump era mandatario.

«Este es un asalto a un oponente político a un nivel nunca antes visto en nuestro país. ¡Tercer mundo!», escribió Trump en su red social.

Phillip Mudd, un exagente de la CIA y el FBI, actual analista de CNN, advirtió que la redada podría desencadenar otro evento catastrófico por parte de los seguidores del expresidente, equivalente a los hechos violentos ocurridos el 6 de enero de 2021 en el Capitolio, un episodio por el cual Trump también está siendo investigado por un comité especial del Congreso.