Beijing, 15 ago (Prensa Latina) Autoridades y la prensa de China rechazaron hoy otro viaje a Taiwán de congresistas de Estados Unidos y acusaron a Washington de buscar una confrontación, en medio de tensiones por la reciente visita allí de Nancy Pelosi.

La embajada en el país norteamericano reiteró oposición a cualquier contacto oficial con Taipéi, alertó de una respuesta contundente a esta nueva provocación y consideró que así la Casa Blanca solo avivó la inestabilidad en la región.

Responsabilizó a Estados Unidos de un potencial incremento de las tensiones en el estrecho de Taiwán y llamó al Gobierno a exigirle a los legisladores ser consistentes con el principio de Una sola China.

De igual manera, el canal CGTN condenó la estancia de dos días en Taipéi de la delegación bipartidista encabezada por el senador Ed Markey e integrada por otros cinco congresistas.

Según enfatizó, ese movimiento evidencia que Washington sabotea la paz y justifica más contramedidas desde Beijing, como las implementadas luego del viaje a la isla de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el 2 y 3 de agosto.

La televisora repudió y calificó de error terrible que en los últimos 18 meses Estados Unidos aprobara cinco ventas de armas a Taiwán y permitiera las visitas de tres grupos de parlamentarios.

“Resulta una insensatez poner a prueba la capacidad de una nación tan determinada y decidida a proteger su soberanía e integridad territorial”, acotó CGTN.

El diario China Daily subrayó que para Taiwán tales periplos conllevarían a un endurecimiento del bloqueo militar y el castigo económico, mientras los políticos estadounidenses afrontarían sanciones y restricciones en los negocios con el gigante asiático.

Alertó que las secuelas afectarían al mundo entero, porque si estalla un conflicto por el tema se dispararía aun más la inflación, aumentaría el precio de los alimentos y empeoraría la crisis energética.

“Solo Wall Street, los vendedores de armas y los políticos beligerantes de Estados Unidos sacarían provecho, a costa de las personas”, precisó.

Markey y su comitiva llegaron ayer a Taipéi sin previo aviso, este lunes dialogaron con la líder taiwanesa, Tsai Ing-wen, y se reunirán con otros representantes gubernamentales y del sector privado antes de cerrar su estancia en unas horas.

La reacción de las autoridades y los medios de prensa de China auguran que Beijing procederá con acciones que refuercen su postura ante este nuevo desafío en el tema más sensible de las relaciones con Washington.

A la visita de Pelosi, titular de la Cámara de Representantes, el gigante asiático respondió con una combinación de medidas militares, diplomáticas, políticas y comerciales.

jf/ymr