Así lo afirmó en declaraciones a la prensa el viceministro de Asuntos Exteriores japonés Takeo Mori.

Tokio ha expresado este jueves su protesta ante Pekín después de que cinco misiles chinos cayeran en su zona económica exclusiva, informan medios locales, que citan al viceministro de Asuntos Exteriores japonés Takeo Mori.

Así, Takeo Mori mantuvo una conversación telefónica con el embajador de China en Japón sobre el incidente, en la que exigió el cese inmediato de las maniobras militares.

«El hecho de que [los misiles] hayan caído en aguas cercanas a nuestro país, incluida la zona económica exclusiva, es una cuestión de seguridad nacional. Es un grave problema de seguridad humana», afirmó el alto funcionario. También agregó que «las acciones de China tienen un grave impacto en la paz y la estabilidad de la región y de la comunidad internacional».

El Ejército Popular de Liberación de China (EPL) inició este jueves ejercicios militares «sin precedentes» a gran escala y actividades de entrenamiento, incluidos simulacros con fuego real, en el espacio marítimo y aéreo en seis zonas alrededor de Taiwán. Se prevé que los ejercicios, que se desarrollan desde las 12:00 (hora local) de este jueves, terminen el domingo 7 de agosto a mediodía.

Los simulacros se producen después de la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, a Taiwán. Desde China declararon que el viaje de la alta funcionaria estadounidense infringe la soberanía y la integridad territorial del país, al tiempo que representa «una seria violación» del principio de una sola China y de los tres comunicados conjuntos entre Washington y Pekín.