El presidente colombiano, Iván Duque, había manifestado que los datos sobre el supuesto ataque mortal contra el combatiente estaban siendo verificados.

Las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), conocidas como Segunda Marquetalia, hicieron llegar este domingo un comunicado a la Revista Cambio Colombia en el que asegura que su líder ‘Iván Márquez’ está vivo, si bien «sufrió pequeñas afectaciones» en el atentado perpetrado contra él el pasado 30 de junio en la vecina Venezuela.

La nota afirma que Márquez «fue víctima de un atentado criminal dirigido desde los cuarteles del Ejército» y de la Policía de Colombia con apoyo de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. y la Administración de Control de Drogas del país norteamericano.

La organización afirma que esta acción contra Márquez sigue el mismo ‘modus operandi’ que se utilizó para asesinar a otros miembros de la disidencia, como Henry Castellanos (‘Romaña’) o Hernán Velasquéz (‘El Paisa’) por «diferentes guarniciones militares y comandos de Policía».

En relación a los rumores sobre el fallecimiento del disidente guerrillero, el presidente del país, Iván Duque, manifestó el pasado 2 de julio que los organismos de inteligencia del país estaban trabajando para verificar los datos sobre el ataque con explosivos contra el campamento donde se refugiaba ‘Iván Márquez’.

El 6 de junio, citando fuentes de la Inteligencia colombiana, el diario El Tiempo informó que el combatiente resultó «gravemente herido» en el atentado y que fue trasladado de una zona rural de Caicara del Orinoco, en el estado venezolano de Bolívar, a una unidad de cuidados intensivos en Caracas.

Sin embargo, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro no ha confirmado ninguna información relacionada con el atentado contra de ‘Iván Márquez’, supuestamente ocurrido en territorio venezolano. 

¿Quién es ‘Iván Márquez’?

El nombre real del «hombre comprometido con la paz de Colombia», según lo califican sus afiliados en el comunicado, es Luciano Marín Arango y estuvo al frente de la extinta guerrilla colombiana Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP). En 2008, tomó la vocería internacional de la organización y en 2016 fue jefe de la delegación de paz y portavoz en los acuerdos de paz firmados en La Habana.

Dos años después, Marín Arango obtuvo una curul en el Congreso como miembro del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), fundado en 2017 por excombatientes de las FARC-EP, pero poco después rechazó su escaño. El 29 de agosto del 2019, Márquez decidió retomar las armas y continuar la lucha guerrillera, alegando incumplimientos del Estado colombiano tras la firma del acuerdo de paz.

Acusado de múltiples delitos 

Iván Márquez ha sido acusado por terrorismo y delitos de homicidio, secuestro, reclutamiento ilícito de menores, entre otros. La Justicia colombiana lo inculpa por participar en ataques contra el Ejército Nacional y asaltos a varios municipios y corregimientos del país, así como de ser el autor intelectual de varios atentados que dejaron decenas de muertos y heridos.

En 2006, como miembro del secretariado de las FARC-EP, Estados Unidos formuló cargos por narcotráfico contra él y 50 dirigentes de su guerrilla. El año pasado, la Policía Internacional (Interpol) reactivó la notificación roja contra el colombiano por varios delitos.