Los gremios panameños exigen al Ejecutivo respuestas ante 32 demandas presentadas y la instauración de mesas de diálogo con representantes de los principales sectores del país.

Diversos sindicatos y gremios panameños agrupados en la alianza Pueblo Unido por la Vida extendieron este martes sus jornadas de protestas exigiendo al Gobierno respuestas concretas sobre la tensa situación social y la inflación que vive el país.

El paro, que abarca varias provincias de la nación centroamericana como Ciudad Panamá (capital), Santiago de Veraguas, Chiriquí y Colón, entre otras, se produce contra los altos precios del combustible y de la canasta básica familiar, y ante la pobre gestión del gabinete que dirige el presidente Laurentino Cortizo.

A quien le exigen responder ante 32 demandas presentadas y no limitarse al recién aplicado congelamiento a los precios del combustible y el anuncio de una medida similar a una decena de productos de la canasta básica.

En tal sentido, el secretario general del Sindicato Único Nacional de los Trabajadores de la Industria de la Construcción y Similares (Suntracs), Saúl Méndez, destacó que “los problemas acumulados son resultado de un modelo neoliberal impuesto por las élites económicas y de siete Gobiernos sucesivos de partidos tradicionales que lucran con las necesidades del pueblo”; e hizo un llamado a mantenerse unidos, disciplinados y firmes en el reclamo de una vida digna para todos.

Concentrados en las inmediaciones de la Asamblea Nacional igualmente demandaron mejoras salariales y de las condiciones laborales en los sectores de la educación y la salud; sectores que hallaron respaldo en su llamado a extender el paro por 48 horas a partir de este miércoles en el Consejo de Transporte del Interior (Contradin), de Chiriquí y otras organizaciones sindicales.

A propósito, desde la Asociación de Médicos, Odontólogos y Afines de la Caja de Seguro Social (Amoacss), soslayaron que el ejecutivo no ha convocado a una mesa de diálogo con representantes de los diferentes sectores.

“No se han planteado soluciones a las condiciones laborales de salud y educación; ninguna medida de contención respecto al gasto público; ni tampoco se habla de rebaja de las medicinas y del abastecimiento de insumos y medicamentos a los hospitales del país”, señalaron.

Por su parte, el líder de la Central Nacional de Trabajadores de Panamá(CNTP), Alfredo Graell, manifestó seguirán presionando a la administración de Cortizo para que cumpla con todas las demandas y ratificó la unidad sindical y del pueblo, ya cansado de a pobre gestión de sucesivos Gobiernos.

A lo que agregó Fernando Ábrego, secretario de la Asociación de Profesores de Panamá (Asoprof), que “esta marcha ya es histórica porque demostró la capacidad organizativa y cuánto se puede avanzar en unidad”, al tiempo que insistió en el reclamo de los docentes para que se destine al menos el seis por ciento del Producto Interno Bruto al sistema educativo.

Mientras, Marcela Galindo de obarrio, presidenta de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (Cciap), sostuvo que “es inaceptable el contraer más deuda pública para financiar el gasto del funcionamiento del Estado, en especial ante un aumento de la plantilla sin justificación”.

Respecto a esto, el Gobierno panameño anunció este martes medidas de austeridad, como la reducción del diez por ciento de la plantilla estatal; y el inicio de un programa de retiro voluntario de servidores del sector público.