LOS TRES HERMANOS GUTIÉRREZ DE PIÑERES:
Colombianos en la Casa Fuerte de Barcelona
Por: Fohzan Dagger

La familia Gutiérrez De Piñeres llegó a Venezuela el 3 de mayo de 1816, en la Primera Expedición de Los Cayos. Sus miembros más importantes fueron: Gabriel, José María Jerónimo, Vicente Celedonio y Manuel Cecilio, a quienes llamaría el Libertador «reales patriarcas de la Independencia»-

De Gabriel Gutiérrez De Piñeres se sabe que era hermano, repetimos, de los coroneles Vicente Celedonio y José María Jerónimo, y del doctor Germán Gutiérrez De Piñeres, firmante del Acta de la Independencia, que murió desterrado en la isla de Haití. Tomó parte en varias campañas: en la del río Magdalena, Tenerife, Mompox, El Banco, Cúcuta y Ocaña. Su nombre aparece en la lista de los héroes que defendieron con valor y patriotismo, la plaza de Cartagena en 1815, sitiada (26 de agosto – 6 de diciembre) por el «Pacificador de Tierra Firme», Pablo Morillo. Luego se unió al Libertador en la Primera Expedición de Los Cayos, donde vino a Venezuela. Más tarde, en 1817, murió, como todo un héroe, en la sangrienta defensa de la Casa Fuerte.

José María Jerónimo Gutiérrez De Piñeres tomó, al igual que sus otros hermanos, parte en la revolución libertadora que se inició en Bogotá el 20 de julio de 1810. En 1811 su nombre empezó a figurar en el número de aquellos que lucharon contra el régimen español, instaurado en América. En 1815 se le vio en el largo sitio de Cartagena. Un año después vino a Venezuela con el Libertador. Y en 1817 lo hicieron prisionero los soldados del coronel de dragones Juan Aldana cuando estos tomaron, a hierro y sangre, la Casa Fuerte. Luego, no se sabe cómo, recobró la libertad. En 1819 combatió denodadamente en las costas de Cumaná. Y fue uno de los héroes que atacó el célebre castillo de Aguasanta de dicha ciudad. Más tarde, bajo las órdenes del general Bartolomé Salom y con el grado de coronel, se halló en el asedio (de 1825 a 1826) de la plaza del Callao, defendida por las fuerzas del brigadier José Ramón Rodil. Y vivía aún en 1841, según José Silverio González Varela, de quien hemos tomado algunos datos.

El coronel Vicente Celedonio Gutiérrez De Piñeres figura en las páginas de la historia de Mompox, entre los primeros iniciadores y sostenedores de la revolución en dicha ciudad, la cual, como se sabe, estalló el 6 de agosto de 1810 en favor de la causa. En 1815 el coronel Gutiérrez De Piñeres se encontró en el largo asedio de la Ciudad Heroica. De allí partió para Jamaica con toda su familia. Luego en marzo del año siguiente llegó a Venezuela con el Libertador. Entraba por el Oriente, donde la guerra asolaba cruelmente estas ciudades: Barcelona, Carúpano, La Asunción, Pampatar, Cumaná, etc., cuyos habitantes llevaban -obligados por el estado de inseguridad en que se vivía en aquel entonces- una vida nómada, errante. Era la época de los hogares desgraciados, errabundos, cuando los niños no conocían un juguete y ni comían un cacho de hogaza.

Para ese tiempo en que llegó el coronel Vicente Celedonio Gutiérrez De Piñeres con su joven familia a Barcelona, el oriente venezolano no ofrecía paisajes bellos ni una vida hogareña tranquila. No. Eran regiones devastadas, arruinadas, sombrías, hediondas a muerto, donde el zamuro ponía una nota más de tristeza al paisaje sabanero. Y en que solo se escuchaba -día y noche- el tropel o el pasitrote de las caballerías y el monótono ruido del paso de las tropas. En fin. Era la época del «¡ Alto! ¿quién vive?», cuando las ciudades, los pueblos, las rancherías caían -por horas, días, semanas, etc.- bajo la férula del bando victorioso.

Y así llegó el 7 de abril de 1817. El coronel Vicente Celedonio Gutiérrez De Piñeres se encontraba refugiado en la Casa Fuerte de Barcelona con toda su familia. La defensa, como se sabe, fue sangrienta. Y el coronel granadino murió con el mismo valor de un Ricaurte Lozano o de un Girardot: heroicamente. Su esposa, doña María Ignacia Vázquez de Mondragón, en estado de gravidez, fue sacrificada; la madre de esta (suegra del coronel), doña Sebastiana de Godoy, realista, española de nacimiento y de alta alcurnia, fue igualmente sacrificada; las señoritas Nicolasa, Micaela y María Ignacia (hijas del coronel Gutiérrez De Piñeres), la primera salió herida y las otras condenadas al oprobio por las hordas realistas ; José María, de corta edad, fue -como otros niños- descuartizado por las bayonetas de los soldados de Aldama. También su otro hijo, el bizarro capitán Manuel Cecilio Gutiérrez De Piñeres, que tuvo una actuación muy destacada en Mompox, su ciudad natal, el 6 de agosto de 1810; que peleó en dicha ciudad, Tenerife, Ocaña, El Banco y Cúcuta y que en 1815 fue uno de los defensor es de Cartagena, vino a dejar su vida -como casi toda su familia- en la ciudad de Barcelona, en la defensa de la Casa Fuerte, donde escribió -con su propia sangre- una página más de heroísmo granadino.

FUENTE Texto Digitalizado por la Biblioteca Luis Ángel Arango, del Banco de la República, Colombia.

LOS HERMANOS GUTIÉRREZ DE PIÑERES: SUS ORÍGENES

En 1970, el sevillano Juán Antonio Gutiérrez De Piñeres y Sayas, peninsular emprendedor y culto, atravesó el océano y se avecindó en Mompox, donde se desempeñó como Alcalde Mayor en 1784. Allí contrajo nupcias con Doña Micaela De Cárcamo y Urdiales De Narvaez. De este matrimonio nacieron: Vicente Celedonio, María Josefa, Fermín, Germán, Matías, Gabriel y Juana Gutiérrez De Piñeres y Cárcamo.

Vicente Celedonio, el mayor, y Germán, fueron enviados por su padre, a Santafé de Bogotá, para que estudiaran en el Colegio Mayor del Rosario. Allí se graduaron de Doctores en Derecho. Recibidos en 1794 como Abogados de la Real Audiencia, regresaron a su tierra natal. Germán decidió radicarse en Cartagena, en tanto que Vicente Celedonio se quedó en Mompox. En cuanto hace referencia a Gabriel, optó por trasladarse a Cartagena, al lado de su hermano Germán. Ambos, entronizados con sus ideas democráticas, tras haber conocido a Simón Bolívar, se sumaron a su causa libertadora y fueron pioneros, al lado de un grupo importante de patricios de la ciudad, de la Junta Suprema de Gobierno de la Provincia.

En Mompox, se sucedía paralelamente un hecho similar, pues se erigió el Estado soberano, libre e independiente, del cual fue primera autoridad Don Vicente Celedonio Gutiérrez De Piñeres.
Eran los tres (Gabriel, Germán y Vicente Celedonio), unos legítimos ‘Mosqueteros de la Libertad’, patricios arriscados y turbulentos, de disposiciones netamente jacobinas, para alcanzar sus radicales objetivos. Los dos primeros, precipitaron el golpe del ‘Once de Noviembre’ de 1811, pues condujeron a la declaración de la Independencia absoluta de Cartagena. El otro Gutiérrez De Piñeres, Vicente Celedonio, el irreductible jacobino, con la colaboración del Coronel Pantaleón Ribón y del español republicano Nicolás Valést, con encendidas arengas, derrotaron al ejército realista, obteniendo el 19 de Octubre de 1812, el más completo triunfo sobre el enemigo. Esta espléndida victoria, hizo a Mompox merecedora del honroso título de ‘Ciudad Valerosa’, junto con el de ‘Benemérita de la Patria’.

Simón Bolívar, atraído por el resonante triunfo de los momposinos, se desplazó hasta Mompox, en donde fue recibido con grandes manifestaciones de entusiasmo. Allí se alojó en la casa de Don Vicente Celedonio, llamada la ‘Quinta Tejar de atrás’. Los momposinos, bajo la dirección de Don Vicente, se sumaron a la Campaña del Libertador, aportando 400 hombres, lo cual hizo que, años más tarde, Bolívar pronunciara la frase: «Si a Caracas debo la vida, a Mompox debo la gloria, de haber libertado la ciudad de mi nacimiento». Así mismo, años más tarde manifestó: ‘Cualquiera que sea mi asilo, ese será el de los Piñeres’.

Vicente Celedonio, se unió tiempo más tarde, a sus dos hermanos en Cartagena, llevando consigo toda su familia, para hacer parte de los defensores de la heroica, hasta cuando se vieron abocados a emigrar con Bolívar, inicialmente hasta Jamaica y luego a Venezuela. La familia de Vicente Celedonio la integraban sus tres hijos (Manuel, Juan Antonio y José Maria Jerónimo), todos ellos oficiales de la República, su esposa, su suegra, sus tres hijas y su hermano Gabriel.
En Venezuela, Bolívar designó a Vicente Celedonio, como Auditor de Guerra, y estableció su base de operaciones en la ciudad de Barcelona, en la denominada ‘Casa Fuerte’. Pero en una madrugada del 7 de Abril de 1812, fueron sorprendidos por un asalto, encabezado por el coronel realista Juan Aldana, quién se apoderó del fortín patriota y, en forma despiadada y cruel, pasó a cuchillo a sus valerosos defensores, sin respetar mujeres, ancianos y niños. Allí sucumbieron gloriosamente Vicente Celedonio, su esposa María Ignacia Vásquez De Mondragón, su suegra, su hijo Manuel, su hermano Gabriel. Se salvaron de esa guillotina, el después General José María Jerónimo, y sus hermanas María Ignacia, Micaela y Nicolasa.

El Libertador Simón Bolívar, en su Cuartel General del Cuzco, el 5 de Julio de 1825, expidió la siguiente declaración:
«Es notorio que la familia Gutiérrez De Piñeres en Colombia, fue una de las primeras que se lanzaron en la revolución, y no omitieron nada en favor de la independencia y de los derechos del pueblo americano; y se de manera positiva, que por tales principios, perdieron su fortuna y derramaron su sangre, por cuyo motivo yo los he juzgado, como fundadores patriarcas de la independencia. Debo a dicha familia, y particularmente al padre del que la representa (Vicente Celedonio), la decisión más particular que tuvieron por mí, pues él, con los valerosos momposinos, me abrieron las puertas para triunfar sobre los opresores en 1812»

Por Oscar Arquex Van-Strahlen, Academia de Historia de Mompox.