Moscú y Teherán trabajan activamente para la plena puesta en marcha del corredor de transporte Norte-Sur de 7.200 km que unirá el Océano Índico con Rusia y Europa. Varias antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central y el Cáucaso también se han unido al proyecto.

El periódico palestino Al-Quds Al-Arabi escribe que las sanciones antirrusas impuestas por los países occidentales están obligando a Moscú a buscar soluciones. Tras aplicar las medidas restrictivas en relación a la reunificación de Crimea y la situación en el este de Ucrania (2014), Rusia trabaja activamente para superar los obstáculos que se interponen en su comercio exterior. Esto también se aplica a Irán, que también sufre las sanciones de Occidente. En 2018, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se retiró del acuerdo nuclear negociado por su predecesor Barack Obama en 2015 e impuso duras sanciones a Teherán.

Tras el incidente del portacontenedores Ever Given, que bloqueó el tráfico en el canal de Suez durante seis días en marzo de 2021, ambos países observaron la importancia de completar cuanto antes el proyecto del corredor de transporte internacional Norte-Sur como alternativa al canal de Suez. El Norte-Sur es un proyecto acordado por Rusia, India e Irán en mayo de 2002. Más tarde, al proyecto se unieron Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Kazajistán, Omán y Siria.

El corredor de transporte Norte-Sur irá desde el puerto indio de Bombay hasta el iraní de Bandar Abbas, en el Golfo Pérsico (donde también participa el Sultanato de Omán). El ferrocarril Astara-Rasht-Qazvin se está construyendo como parte del proyecto, que ampliará la conexión ferroviaria entre Irán, Azerbaiyán y Rusia.

Un segundo corredor de transporte hará la ruta desde Irán a Rusia a través del Mar Caspio y un tercero a través de Kazajistán, Uzbekistán y Turkmenistán, en Asia Central. La ruta terrestre hacia el norte de Europa a través de Kazajistán, es una ruta en la que incluso Pekín mostró un gran interés. China e India tendrán así una alternativa al Canal de Suez, al igual que el resto del Sudeste Asiático, explica la publicación.

La semana pasada, Irán firmó un memorándum de entendimiento con Rusia para facilitar las transacciones financieras y comerciales entre ambos países en medio de las sanciones occidentales que les han sido impuestas. Además, se prevé la aceleración del proyecto de corredor de transporte internacional Norte-Sur, en el que se están construyendo las infraestructuras necesarias como: puertos, ferrocarriles y carreteras.

La nueva ruta será una alternativa más barata y corta que la ruta a través del canal de Suez. Un estudio elaborado por el Registro Marítimo de la India concluyó que el corredor de transporte Norte-Sur reduciría el costo del transporte entre la India y Europa en un tercio y el plazo de entrega de las mercancías, 23 días en lugar de 45 a 60 días.