MOSCÚ (Sputnik) — El británico Shaun Pinner, condenado a la pena de muerte en la República Popular de Donetsk (RPD) por haber combatido del lado de Kiev, llamó a los mercenarios a no llegar a Ucrania.

«Si no tiene experiencia militar, probablemente no valga la pena llegar aquí para obtenerla. (…) Si no ha tenido ninguna experiencia de combate, no venga. Aquí simplemente serás aplastado y regresaras más rápido de lo que llegaste», dijo en una entrevista con la cadena RT.

Agregó que el trabajo en Ucrania es completamente diferente de lo que tenía en «Bosnia, como miembro de las fuerzas de la ONU» o «en Irlanda».

Además calificó de problema el desconocimiento del idioma, porque «no se puede comunicar con nadie».

Por su parte, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, declaró que la sentencia dictada a los mercenarios extranjeros en la República Popular de Donetsk (RPD) se corresponde con la legislación de la república.

«Todos los procesos mencionados se basan en la legislación de la República Popular de Donetsk, porque los delitos en cuestión se cometieron en el territorio de la RPD. Todo lo demás es un tema de especulaciones», dijo el canciller ante la prensa, comentando la situación con los mercenarios.

El 9 de junio, un tribunal de la RPD reconocida por Rusia, sentenció a la pena de muerte a los nacionales británicos Aiden Aslin y Shaun Pinner, así como al marroquí Bragim Saadoun, por haber combatido del lado de Kiev. Los convictos tienen un mes de plazo para impugnar el veredicto.

El 8 de junio, los tres se declararon culpables de acciones dirigidas a la toma violenta del poder.

Aslin también se declaró culpable del delito de «adiestramiento para actividades terroristas».

La investigación estableció que los tres se involucraron en el conflicto armado en curso para la toma violenta del poder en la RPD a cambio de una recompensa.

Según el Código Penal de la república, estas acciones se castigan con penas de 12 a 20 años de prisión o, en presencia de circunstancias agravantes o en tiempo de guerra, con la pena de muerte con confiscación de bienes.