Ante la suspensión de algunos partidos de oposición en Ucrania, Vladímir Baraniuk, señaló que el sistema «debe estar equlibrado».

Un alto mando de la 36.ª brigada de Infantería de Marina de las Fuerzas Armadas de Ucrania que fue capturado en abril cuando intentaba salir de la fábrica de maquinaria Azovmash, de Mariúpol, cercada por las tropas rusas, considera que las torturas que sufren los prisioneros rusos en su país «traspasan todos los límites».

Al ser preguntado por el corresponsal de RT, Murad Gazdiev, sobre si ha visto los videos en los que se ve cómo sacan los ojos y disparan en las rodillas a prisioneros rusos en Ucrania, el comandante de la brigada, el coronel Vladímir Baraniuk, respondió negativamente, si bien expresó que «tanto para un militar, como para una persona normal» estos hechos «si le soy sincero, sobrepasan los límites». 

Ante la suspensión de algunos partidos de oposición en Ucrania, Baraniuk, que fue condecorado este año con el título de Héroe de Ucrania, señaló que el sistema «debe estar equilibrado«. «No es muy bueno cuando el pie derecho es más grande que el izquierdo», asegura.

«No es que esté defendiendo que sean proucranianos, no proucranianos. Debería haber una oposición en el Parlamento. Debería haber una oposición constructiva. No importa si son proucranianos, o prohúngaros, o prorrusos. No hay ninguna diferencia. Debería haberla», asevera el militar.

A mediados de mayo, el presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, anunció la suspensión de la actividad de 11 partidos de la oposición mientras dure la ley marcial. Los partidos políticos afectados han sido la Plataforma de Oposición-Por la Vida, el Partido de Shariy, el Bloque de Oposición, la Oposición de Izquierda, la Unión de Fuerzas de Izquierda, Derzhava, el Partido Socialista Progresista de Ucrania y el Partido Socialista de Ucrania, entre otros.

Captura, voluntarios extranjeros y negociaciones 

Desde primeros de marzo, el coronel Vladímir Baraniuk se encontraba en Mariúpol, «defendiendo» la localidad, pero a mediados de abril su brigada «se quedó sin munición». Aunque las autoridades ucranianas le prometieron «una cierta ayuda», esta ayuda no se concretó, lo que les llevó a «salir al encuentro de nuestras unidades», señala el militar en sus declaraciones a RT.

El comandante de la brigada reveló entonces que había dos británicos sirviendo en uno de sus batallones. Además, detalló que algunos militares extranjeros «llegaron mucho antes». «En algún momento de 2018, tal vez incluso antes», añade. 

También subraya que Kiev y Moscú tienen que negociar la paz y llegar a un acuerdo para poner fin al conflicto. «Creo que tenemos que negociar, en cualquier caso. No hay otra alternativa, por desgracia. O la aniquilación total de un bando o del otro, es decir, la victoria absoluta, por así decirlo; o las negociaciones», sostiene.