El mandatario cubano aseveró que el país norteamericano «ha ejercido brutales presiones» para «desmovilizar» los reclamos de «la mayoría de los países de la región», que piden que el encuentro sea inclusivo.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, agradeció a los países de la región que «han levantado la voz contra las exclusiones» en la Cumbre de las Américas, a la que no fueron invitados varios gobiernos, y aseguró que no asistirá a esa cita, que se realizará del 6 al 10 de junio.

En una serie de mensajes en su cuenta de Twitter, el mandatario cubano afirmó que el Gobierno de EE.UU. «concibió desde un inicio que la Cumbre de las Américas no fuera inclusiva». «Era su intención excluir a varios países, entre ellos Cuba, a pesar del fuerte reclamo regional a que se le pusiera fin a las exclusiones», agregó Díaz-Canel.

Tanto México como Bolivia, Honduras, Perú, Chile, Argentina y la Comunidad de Estados del Caribe han pedido que el encuentro organizado por EE.UU. permita la participación de todos los países de la región.

Hasta ahora, Cuba, Nicaragua y Venezuela no han sido invitados a la Cumbre porque del lado estadounidense consideran que esos gobiernos «no cumplen con los estándares democráticos».

Del mismo modo, el presidente cubano aseveró que Washington ha realizado «intensas gestiones» y «ha ejercido brutales presiones» para «desmovilizar» los reclamos de «la mayoría de los países de la región», que han pedido que la Cumbre sea inclusiva.

Agradecimiento a otros países 

Díaz-Canel agradeció la posición de «los países que han levantado su voz contra las exclusiones» y manifestó que comparte «la posición de los líderes de la región que han reclamado con firmeza que todos tienen que ser invitados en pie de igualdad».

«Puedo asegurar que en ningún caso asistiré», expresó el mandatario, y agregó que «como siempre ocurrió en el pasado, la voz de Cuba se hará escuchar en la IX Cumbre de las Américas».

En la misma línea se ha pronunciado el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, quien dijo que la voz de su país, de Cuba y de Nicaragua estará presente en la cita regional que se llevará a cabo en Los Ángeles.

«Allí estaremos con nuestra verdad, nosotros tenemos nuestros trucos, no voy a revelar ningún secreto, pero de que estaremos, estaremos», aseguró.

Aunque aún no se conoce con certeza la lista de participantes, EE.UU. teme que la exclusión de países de la Cumbre provoque un aluvión de ausencias al evento en rechazo a la medida, entre ellas la de México y Bolivia. 

Ya antes de enviar las invitaciones, el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, dijo que tampoco irá a la Cumbre de las Américas en rechazo a la reacción de Washington tras la ratificación en el cargo de fiscal general de Consuelo Porras, a quien el Departamento de Estado incluyó en una lista de «agentes corruptos».

La presencia del mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, también es incierta. La víspera, el asesor especial de la Casa Blanca, Christopher Dodd, se reunió con el derechista para discutir su participación en la cita.