«Tú, mujer y negra, con carácter y rectitud, eres la representación misma de lo que soñaba mi papá», estas y otras palabras le dice Gloria Gaitán a Francia

Por: Gloria Gaitán Jaramillo | marzo 23, 2022

Respetada Francia:
En el tarjetón de la escogencia para candidato presidencial marqué tu nombre con el propósito de que una mujer con carácter, honestidad y transparencia, como tú, lograra una votación remarcable, a fin de que, de ahora en adelante, tus palabras y tu ejemplo tengan influencia en el devenir político de Colombia.
Al depositar mi voto pensé en «el negro Gaitán», como le decía la oligarquía a mi papá para ofenderlo. También pensé que soy hija única porque, cuando nací, mi papá comenzó a hacer estricto control de la natalidad, argumentando que solo quería tener una niña. Decía que el futuro de Colombia iba a estar en manos de las mujeres. Ese era mi padre, «el negro Gaitán», el profundamente feminista.

Y tú, mujer y negra, con carácter y rectitud, eres la representación misma de lo que soñaba mi papá. Es por ello que te escribo ahora, para contarte un hecho que quiero que te sirva, ya que pongo mis manos al fuego de que tu meta de vida no es ser presidenta, sino que el pueblo llegue al poder. Sé que ese es tu propósito y por eso te relato aquí la decisión de mi papá quien, al igual que tú, tenía como propósito que el pueblo llegara al poder.

Él buscaba instaurar una democracia directa, donde el pueblo fuera el protagonista central y el hacedor de los destinos de Colombia, no con un modelo oclocrático sino con altos niveles de capacidad, pero respetando siempre la voluntad colectiva.

Cuando se volvió famoso nacionalmente, a raíz de la defensa de los trabajadores de las Bananeras, le propusieron la Primera Designatura, como se denominaba en aquel entonces la Vicepresidencia. No aceptó, diciendo que él lo que buscaba no era llegar a la presidencia sino que el pueblo llegara al poder y que, para ello, se necesitaba contar con una gran organización consciente y sumamente disciplinada para llevar adelante y defender esa conquista. Solo así se podía resguardar el poder popular.

Fue así que solo aceptó ser candidato a la presidencia cuando contaba con una hueste política llena de pasión, método y orden, hasta el punto de lograr romper todos los principios de la psicología colectiva al reunir, en una Plaza de Bolívar desbordada de gente, una multitud que guardó profundo y disciplinado silencio. Nadie en la historia mundial lo ha logrado, ni antes ni después.

Para triunfar hay que tener paciencia y una estrategia de poder definida y constante, si lo que en realidad se quiere es un cambio radical y no simplemente gozar de las mieles y las mermeladas del poder.

Recibe mis sinceras palabras como un aporte al potencial de lucha que ahora tienes y que hay que conservar con mirada de horizonte, para aportar a Colombia la construcción paciente y reflexiva del cambio que necesita.

Con mis sentimientos de respeto y amistad,

Gloria Gaitán Jaramillo