Corporación para la Reincorporación y la Reconciliación -NIT: 901366410 – 6
¡PORQUE LA PAZ ES DE TODOS Y DE TODAS!

La Corporación para la Reincorporación y la Reconciliación “CORPO –RECONCILIACIÓN” denuncia públicamente el fallecimiento del firmante del Acuerdo de Paz Eduardo Cabrera, debido a la negligencia y arbitrariedad de quienes tuvieron en sus manos la posibilidad de brindarle atención médica oportuna y salvarle la vida a una persona que venía realizando importantes aportes al esclarecimiento de la verdad del conflicto armado colombiano.

Eduardo Cabrera, identificado con cédula de ciudadanía número 6.681.622, fue privado de su libertad en el año 2004 y puesto en libertad en 2005, siendo nuevamente capturado en el año 2008 y condenado bajo el punible de pertenecer a grupos insurgentes. La pena impuesta fue de dieciséis (16) años, de los cuales ya había completado trece (13) privado de la libertad, y por su actividad de resocialización obtuvo un descuento de cuatro (4) años. Esto quiere decir que había pagado ya un total de diecisiete (17) años, por lo que era previsible que se le otorgaran los beneficios de ley, derivados del Acuerdo de Paz y acogimiento a la Jurisdicción Especial para la Paz – JEP.
Es de resaltar que a pesar de tener el tiempo cumplido para los beneficios administrativos y judiciales contemplados en las Leyes 599 de 2000 y 906 de 2004, así como las demás normas que regulan la materia, al compañero nunca le fueron reconocidos dichos beneficios. Los funcionarios que tuvieron a su cargo la gestión, indolentemente hicieron caso omiso a reiteradas solicitudes en este sentido bajo el pretexto de que Eduardo era hermano del ex – comandante del Bloque Sur de las FARC – EP.
En múltiples ocasiones Eduardo Cabrera manifestó los graves quebrantos de salud que desde hacía tiempo padecía, tal como consta en una de Corporación para la Reincorporación y la Reconciliación sus últimas misivas, fechada el 2 de febrero de 2022 y en la cual se evidencia que sus condiciones requerían una atención urgente en centro hospitalario, para lo cual cumplía de sobra con los requisitos de ley.
Ante estas circunstancias, la Junta Directiva de Corpo – Reconciliación exige una investigación a profundidad de todos los funcionarios implicados y de los jueces que negaron de forma arbitraria la posibilidad de que Eduardo fuera atendido. Evidentemente se ha incurrido en un claro prevaricato por acción y omisión, ante la negación del servicio médico adecuado y los beneficios administrativos y judiciales.
Realizamos un llamado urgente al Alto Comisionado para la Paz, a la JEP y demás instancias creadas por el Acuerdo de Paz, para que hechos como este no se repitan ya que, dicho sea de paso, son aberrantes las condiciones en que se mantiene en este país a la población carcelaria en general.
La muerte de Eduardo Cabrera es responsabilidad del estado colombiano. La falta de atención médica oportuna para este firmante del Acuerdo es una evidencia irrefutable de la estigmatización de los que somos víctimas, a pesar de las múltiples acciones que venimos realizando en favor de la paz con la que sueñan millones de colombianos y colombianas.

JUNTA DIRECTIVA