ATILIO BORON

Fructífero desayuno de trabajo hoy con ex presidente Rafael Correa en Buenos Aires,. De paso le obsequié mis dos libros que desbaratan las mentiras y falacias de Vargas Llosa: El Hechicero de la Tribu y El Sueño del Marqués. Lo ví muy claro a Correa, muy sensato en sus apreciaciones, incisivo en su análisis sobre la total destrucción del estado de derecho en Ecuador.

Correa es una de las tantas víctimas del Lawfare que la canalla mediática se empeña en negar. Me manifestó su preocupación por la suerte de su leal ex vicepresidente y amigo, Jorge Glas, detenido en una cárcel de presos comunes pese a su inocencia y a padecer una grave enfermedad. La monstruosa crueldad del traidor y corrupto Lenín Moreno sólo la puede describir Shakespeare, como lo demuestra su ensañamiento con Correa y todas y todos lxs correístas. Por supuesto, la mano de la CIA no puede soslayarse en la imprevista y vertiginosa transformación de Moreno …. Seguramente en los próximos años aparecerán las pruebas, como ocurriera con tantos otros que se «dieron vuelta» de la noche a la mañana. Por suerte Correa mantiene intacta su lucidez y espíritu de lucha. Deberíamos lanzar una campaña internacional para exigir la liberación de Glas y las y los correístas que están en prisión y el retorno de los cuadros dirigentes que hoy sobreviven a duras penas en el exilio.