Londres, 7 nov (Prensa Latina) Julian Assange y su novia Stella Moris demandaron al gobierno británico por impedirles casarse en la cárcel donde espera una decisión legal sobre su extradición a Estados Unidos, anunció hoy la compañera del fundador de WikiLeaks.

Según explicó Moris a través de Twitter, ambos iniciaron acciones legales porque las autoridades del Reino Unido han erigido una barrera total e indefinida no solo contra su matrimonio, sino contra todo el proceso estatutario del casamiento.

Este comportamiento por parte del gobierno británico es injusto, irracional y siniestro, agregó la pareja de Assange, quien también es abogada y miembro del equipo de defensa del periodista australiano.

Assange está encerrado en la cárcel de máxima seguridad de Belmarsh, en el sureste de Londres, desde que el gobierno ecuatoriano lo entregó a las autoridades británicas en abril de 2019, tras siete años de asilo en la embajada del país suramericano aquí, donde el ciberactivista procreó dos hijos con Moris.

Tras ser condenado a 50 semanas de cárcel por violar una fianza impuesta por la justicia británica en 2012 en relación con un caso de la fiscalía sueca, los jueces decidieron dejarlo en prisión hasta decidir sobre una orden de extradición presentada por Estados Unidos.

El Departamento de Justicia estadounidense pretende enjuiciar a Assange por publicar en WikiLeaks miles de archivos secretos donde se exponen crímenes de guerra cometidos por militares norteamericanos en Iraq y Afganistán, y cientos de cables diplomáticos con información sensible sobre líderes y gobiernos extranjeros.

En enero pasado, una jueza de un tribunal de primera instancia del Reino Unido se opuso a la extradición de Assange después de que expertos citados por la defensa alertaron que podría suicidarse en una cárcel norteamericana.

En una vista de apelación a finales de octubre, los fiscales impugnaron la decisión de la magistrada y aseguraron que el fundador de WikiLeaks no será sometido a un régimen carcelario extremo de ser juzgado y condenado en Estados Unidos.

Tras escuchar los alegatos de ambas partes, los jueces del Tribunal Superior londinense anunciaron que se tomarán un tiempo –que según trascendió podría ser de hasta seis semanas– para emitir su veredicto.

De prosperar la solicitud de extradición, Assange podría ser condenado a un total de 175 años de cárcel, a partir de los 17 cargos criminales relacionados con presuntas violaciones de la ley de espionaje estadounidense que se le imputan.

oda/nm