05.11.21 – Desinformémonos

Este artículo también está disponible en: Inglés

Chomsky, ahora de 92 años, es autor de varios bestsellers políticos, traducidos a varios idiomas. Sus críticas al poder y su defensa de la autonomía y la acción política de la gente común inspiraron a generaciones de activistas y organizadores sociales. Ha sido profesor emérito en el Instituto Tecnológico de Massachusetts desde 1976.

Por Stan Cox, publicada por Tom Dispatch y reproducida por Other Words.

-La mayoría de las naciones que se reunieron en Glasgow para la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático , del 31 de octubre al 12 de noviembre de 2021, se han comprometido a reducir las emisiones de CO². La mayoría de las veces, estas promesas son totalmente inadecuadas. ¿Qué principios cree que deberían orientar los esfuerzos para prevenir una catástrofe climática?

-Los iniciadores del Acuerdo de París pretendían tener un tratado vinculante, no acuerdos voluntarios, pero había un impedimento: el Partido Republicano de Estados Unidos. Estaba claro que el Partido Republicano nunca aceptaría ningún compromiso vinculante. Este partido, que ha perdido toda pretensión de ser una organización política normal, se dedica casi exclusivamente al bienestar de los superricos y del sector empresarial, y no se preocupa en absoluto por la población o el futuro del mundo. La organización republicana nunca habría aceptado un tratado vinculante. En respuesta, los organizadores redujeron su objetivo a un acuerdo voluntario, que contiene todas las dificultades que mencionaste.

Perdimos seis años, cuatro bajo la administración Trump que se dedicó abiertamente a maximizar el uso de combustibles fósiles y desmantelar el aparato regulador que, hasta cierto punto, había limitado sus efectos letales. Hasta cierto punto, estas regulaciones protegen a sectores de la población de la contaminación, en particular a los pobres y los negros. Porque son ellos quienes, por supuesto, se enfrentan a la principal carga de la contaminación. Son los pobres del mundo que viven en lo que Trump llamó “países de mierda” los que más sufren; son los que menos contribuyen al desastre y son las principales víctimas.

No tiene por qué ser así. Hay un camino hacia un futuro habitable. Hay formas de tener políticas responsables, cuerdas y racialmente justas. Depende de todos nosotros exigirlos, algo que los jóvenes de todo el mundo ya están haciendo.

Otros países tienen sus propias responsabilidades, pero Estados Unidos tiene los peores registros del mundo. Washington bloqueó el Acuerdo de París antes de que Trump finalmente asumiera el cargo. Pero fue bajo Trump que Estados Unidos se retiró por completo del acuerdo.

Si miras a los demócratas más cuerdos, que están lejos de ser inocentes, hay personas llamadas «moderadas» como el senador Joe Manchin (demócrata – Virginia del Este), el principal receptor de fondos de la industria de los combustibles fósiles, cuya posición es esta: empresas sin restricciones, solo “innovación”. Esta es también la visión de Exxon Mobil: “No te preocupes, nosotros te cuidaremos”, dicen. “Somos una empresa con alma. Estamos invirtiendo en algunas formas futuristas de eliminar la contaminación que estamos vertiendo a la atmósfera. Todo está bien, solo confía en nosotros». “Sin eliminación, solo innovación” es una mala idea porque, si llega la innovación, probablemente será demasiado tarde y tendrá un efecto muy limitado.

Toma el informe del IPCC que se acaba de publicar. Es mucho más terrible que los anteriores y dice que debemos eliminar los combustibles fósiles paso a paso, todos los años, hasta deshacernos de ellos por completo, en unas pocas décadas. Unos días después de la publicación del informe, Joe Biden hizo un llamamiento al cartel petrolero de la OPEP para aumentar la producción, lo que reduciría los precios del gas en los Estados Unidos y mejoraría la posición del presidente con la población. Hubo euforia inmediata en la investigación del mercado petrolero. Se pueden obtener muchas ganancias, pero ¿a qué costo? Bueno, fue bueno tener la especie humana durante unos cientos de miles de años, pero evidentemente eso fue suficiente. Después de todo, la vida media de una especie en la Tierra es aparentemente de unos 100.000 años. Entonces, ¿por qué deberíamos romper el récord? ¿Por qué organizarnos para un futuro justo para todos, cuando podemos destruir el planeta ayudando a las corporaciones ricas a hacerse más ricas?

– La catástrofe ecológica se acerca en gran parte porque, como usted dijo una vez, «todo el sistema socioeconómico se basa en la producción con fines de lucro y un imperativo de crecimiento que no se puede sostener». Sin embargo, parece que solo la autoridad estatal puede implementar los cambios necesarios de manera equitativa, transparente y justa. Dada la emergencia que enfrentamos, ¿cree que los gobiernos podrían justificar medidas como restringir el uso de los recursos nacionales, crear reglas para su asignación de recursos o racionar, políticas que necesariamente limitarían la libertad de las comunidades locales y de los individuos en sus vidas materiales?

– Bueno, tenemos algunas realidades que afrontar. Me gustaría ver el movimiento hacia una sociedad más libre y justa: producción para satisfacer las necesidades, en lugar de producción con fines de lucro, trabajadores capaces de controlar sus propias vidas en lugar de subordinarse a los jefes durante la mayor parte de sus vidas. El tiempo necesario para que tales esfuerzos tengan éxito es simplemente demasiado largo para hacer frente a esta crisis. Esto significa que tenemos que resolverlo con las instituciones existentes, lo que, por supuesto, se puede mejorar.

El sistema económico de los últimos cuarenta años ha sido particularmente destructivo. Infligió un gran ataque a la mayoría de la población, lo que resultó en un enorme aumento de la desigualdad y ataques a la democracia y el medio ambiente.

Un futuro habitable es posible. No tenemos que vivir en un sistema donde las reglas fiscales han cambiado para que los multimillonarios paguen tarifas más bajas que los trabajadores. No tenemos que vivir en una forma de capitalismo de Estado donde, solo en los Estados Unidos, al 90% más pobre de los asalariados se les ha robado aproximadamente $ 50 billones en beneficio de una fracción del 1%. Esa es la estimación de RAND Corporation, una estimación muy conservadora si observamos otros dispositivos que se utilizaron. Hay formas de reformar el sistema existente básicamente dentro de la misma estructura de instituciones. Creo que necesitan ser transformados, pero eso llevará más tiempo.

La pregunta es: ¿podemos prevenir la catástrofe climática dentro de un marco de instituciones capitalistas estatales menos salvajes? Creo que hay razones para creer que podemos, y hay propuestas muy cuidadosas y detalladas sobre cómo hacerlo, incluidas algunas en su nuevo libro, así como propuestas de mi amigo y coautor, el economista Robert Pollin , quien ha trabajado muchas de estas cosas con gran detalle. Jeffrey Sachs , otro excelente economista, utilizando modelos algo diferentes, llegó prácticamente a las mismas conclusiones. Estas son básicamente las líneas de las propuestas de la Asociación Internacional de Energía , para nada una organización radical, nacida de corporaciones energéticas. Pero todos tienen esencialmente la misma imagen.

De hecho, existe incluso una resolución del Congreso de Estados Unidos, de Alexandria Ocasio-Cortez y Ed Markey , que describe propuestas muy avanzadas, dentro del rango de factibilidad concreta, en las condiciones actuales. Se estima que cuestan entre el 2% y el 3% del PIB, lo que es perfectamente posible. No solo resolverían la crisis, sino que crearían un futuro más habitable, libre de contaminación, sin atascos de tráfico, con trabajo más constructivo y productivo, y mejores empleos. Todo esto es posible.

Pero existen serias barreras: las industrias de combustibles fósiles, los bancos, las otras instituciones importantes, que están diseñadas para maximizar las ganancias y no se preocupan por nada más. Después de todo, ese fue el lema anunciado del período neoliberal: el pronunciamiento del gurú económico Milton Friedman de que “las corporaciones no tienen ninguna responsabilidad ante el público o la fuerza laboral; su plena responsabilidad es maximizar las ganancias para unos pocos ”.

Por razones de relaciones públicas, las empresas de combustibles fósiles como ExxonMobil suelen ser sensibles y benevolentes, y trabajan día y noche en beneficio del bien común. Esto es lo que llamamos lavado verde .

– Algunos de los métodos más ampliamente discutidos para capturar y eliminar dióxido de carbono de la atmósfera consumirían grandes cantidades de biomasa producida en cientos de millones o miles de millones de hectáreas, amenazando los ecosistemas y la producción de alimentos, particularmente en naciones de bajos ingresos y bajas emisiones. Un grupo de especialistas en ética y otros estudiosos escribieron recientemente que un “principio fundamental” de la justicia es que las necesidades básicas y urgentes de las personas y de los países pobres deben ser protegidas contra los efectos de los cambios climáticos. Esto parece excluir claramente estos planes de “emitir carbono ahora, capturarlo después” y otros ejemplos de lo que podríamos llamar “imperialismo de mitigación climática”. ¿Crees que el mundo puede manejar este tipo de explotación? a medida que aumentan las temperaturas? ¿Y qué opinas de estas propuestas de bioenergía y captura de carbono?

– Es totalmente inmoral, pero es una práctica estándar. ¿A dónde van los desechos? No van a tu patio trasero, van a lugares como Somalia que no pueden protegerse. La Unión Europea, por ejemplo, ha estado vertiendo sus desechos atómicos y otros tipos de contaminación frente a las costas de Somalia, dañando zonas de pesca e industrias locales. Es horrible.

El último informe del IPCC pide el fin de los combustibles fósiles. La esperanza es que podamos evitar lo peor y lograr una economía sostenible en unas pocas décadas. Si no lo hacemos, alcanzaremos puntos de inflexión irreversibles y las personas más vulnerables, y menos responsables de la crisis, sufrirán las consecuencias en primer lugar y con mayor gravedad. Las personas que viven en las llanuras de Bangladesh, por ejemplo, donde los ciclones poderosos causan daños extraordinarios. Personas que viven en India, donde la temperatura puede superar los 49 ºC en verano. Podremos observar el proceso en el que partes del mundo se vuelven imposibles para la vida.

Ha habido informes recientes de geocientíficos israelíes que critican a su gobierno por no tener en cuenta el efecto de las políticas que adopta, entre ellos, el desarrollo de nuevos campos de gas en el Mediterráneo. Uno de sus análisis indicó que, dentro de unas décadas, durante el verano, el Mediterráneo estará llegando al calor de un jacuzzi y las llanuras bajas se inundarán. La gente seguirá viviendo en Jerusalén y Ramallah , pero las inundaciones afectarán a una gran parte de la población. ¿Por qué no cambiar de rumbo para evitar esto?

La economía neoclásica que subyace a estas injusticias se basa en modelos de clima económico conocidos como «modelos de valoración integrados». Se reducen a análisis de costo-beneficio basados ​​en el llamado costo social del carbono. Con estas proyecciones, ¿los economistas están tratando de deshacerse del derecho de las generaciones futuras a una vida digna?

– No tenemos derecho a apostar por la vida de personas en el sur de Asia, África o personas en comunidades vulnerables en los Estados Unidos. ¿Quieres hacer análisis como este en tu seminario académico? Está bien, adelante. Pero no te atrevas a traducirlo en política. No te atrevas a hacer eso.

Existe una diferencia notable entre físicos y economistas. Los físicos no dicen «oye, intentemos un experimento que podría destruir el mundo, porque sería interesante ver qué pasa». Pero los economistas hacen eso. Basados ​​en teorías neoclásicas, instituyeron una revolución importante en los asuntos mundiales a principios de la década de 1980, que comenzó con Jimmy Carter y se aceleró con Ronald Reagan y Margaret Thatcher. Dado el poder de Estados Unidos en comparación con el resto del mundo, el ataque neoliberal, un gran experimento de teoría económica, tuvo un resultado devastador. No hacía falta ser un genio para descubrirlo. Su lema era: “El Estado es el problema”.

Esto no significa que elimine las decisiones; solo significa que las transfieres. Aún deben tomarse decisiones. Si no son absorbidos por el Estado, que está, aunque en forma limitada, bajo la influencia popular, serán absorbidos por concentraciones de poder privado, que no tienen responsabilidad para con el público. Y siguiendo las instrucciones de Milton Friedman, estos grupos no tienen ninguna responsabilidad con la sociedad. Simplemente tienen el imperativo del enriquecimiento personal.

Entonces aparece Margaret Thatcher y dice que no hay sociedad, solo individuos atomizados que de alguna manera se están organizando en el mercado. Por supuesto, hay un pequeño detalle que no se molestó en agregar: para los ricos y poderosos, hay mucha sociedad. Organizaciones como la Cámara de Comercio, la Mesa Redonda de Negocios, ALEC y muchas más. Se juntan, se defienden, etc. Hay mucha sociedad para ellos, pero no para el resto de nosotros. La mayoría de la gente tiene que hacer frente a los estragos del mercado. Y, por supuesto, los ricos no lo hacen. Las corporaciones tienen un estado poderoso para rescatarlas cuando surja un problema. Los ricos necesitan tener un Estado poderoso, así como sus poderes policiales, para asegurarse de que nadie se interponga en su camino.

– ¿Dónde ves la esperanza?

-En los jóvenes. En septiembre, hubo una “huelga” climática internacional; cientos de miles de jóvenes salieron a reclamar el fin de la destrucción del medio ambiente. Greta Thunberg habló recientemente en la reunión de Davos entre los grandes y poderosos y les dio un mensaje sobrio sobre lo que están haciendo. «¿Cómo te atreves?», Dijo, «me robaste mis sueños y mi infancia con tus palabras vacías». Nos traicionaste. Estas son palabras que deberían quedar grabadas en la conciencia de todos, especialmente de las personas de mi generación que los han traicionado y siguen traicionando a la juventud y a los países del mundo.

Ahora tenemos una pelea. Se puede ganar, pero cuanto más atrás estemos, más difícil será. Si hubiéramos resuelto esto hace diez años, el costo habría sido mucho menor. Si Estados Unidos no fuera el único país que rechazó el Protocolo de Kioto, habría sido mucho más fácil. Bueno, cuanto más esperemos, más traicionaremos a nuestros hijos y nietos. Esas son las opciones. No tengo tantos años; muchos de ustedes lo han hecho. Existe la posibilidad de un futuro justo y sostenible y hay mucho que podemos hacer para llegar allí antes de que sea demasiado tarde.

Tomado del portugués de Instituto Humanitas Unisinos

El artículo original se puede leer aquí