La revista empresarial “PORTAFOLIO”, del 1° de noviembre de 2021, publicó la noticia “NACE PRIMER SINDICATO DE EMPRESARIOS”. El Ministerio de Trabajo entregará hoy en Pereira el certificado que le da vida jurídica al Sindicato de Empresarios por Colombia, Siempre Colombia, que reúne a más de 500 directivos de varias zonas del país”.

Según Portafolio, “Juan Nicolás Gaviria Bermúdez, presidente del Sindicato, explica el origen y la filosofía de la nueva organización empresarial. Dice que en abril, en el marco del paro nacional, ante el escenario de incertidumbre, un grupo de empresarios convocó a una reunión por redes sociales y allí se expuso la necesidad de aportar a mejorar la situación”.

Para Juan Nicolás Gaviria Bermúdez “Este es un emprendimiento social, uno más de los que han surgido en medio del estallido social. Decidimos crear estructuras que nos permitan solventar la protección de nuestra democracia, de nuestras libertades económicas y civiles, y trabajar por la dignidad de nuestro país y de nuestros ciudadanos”,

En primer lugar puede inferirse que, para tales empresarios, el “estallido social” del 28 de abril de 2021, fue un atentado popular contra la “democracia” y “las libertades económicas y civiles” neoliberales del empresariado nacional y extranjero. Es decir, las causas no fueron la pobreza, miseria, hambre, desempleo, represión, etc., que azotaban y azotan a las grandes mayorías del pueblo colombiano.

Continua informando “Portafolio” que “El Sindicato de Empresarios quiere participar en todos los espacios de gobernanza y espera que eso se alcance con el tiempo”. Y cita las afirmaciones siguientes del referenciado presidente:

“No haremos proselitismo político ni estaremos inscritos a ningún partido, pero sí tenemos un espíritu político desde la gobernanza. Queremos hacer parte de la toma de decisiones, estar en las discusiones de negociación del salario mínimo y, por qué no, representar a los empresarios ante la OIT. También trabajar en las regiones”.

En segundo lugar, fácil resulta deducir y ver las orejas del cínico lobo fascistoide: ¿cómo es aquello de que no buscarán secuaces políticos que los sigan, ni formarán parte de “ningún partido”, pero que si persiguen “la gobernanza” (el Poder) y tener participación en todas las instituciones y comisiones nacionales y supranacionales, como la OIT?

No es cierto que el empresariado carezca de sindicatos que los representen. No existe rama económica o de servicios, donde no estén organizados y asociados, llegando a unos 30. Los cuales están unidos y coordinados en una gran Confederación, denominada Consejo Gremial Nacional (el verdadero poder detrás del trono presidencial).

¿Estaremos en presencia de una fractura o división irresistible de los Gremios empresariales existentes y del Consejo Gremial Nacional? Esta es una hipótesis poco verosímil. Otra suposición más creíble, por lo declarado por el señor Juan Nicolás Gaviria Bermúdez, puede ser que estamos frente a una artimaña táctica para sumar más fuerzas patronales de ultraderecha en contra de los trabajadores y de todo el pueblo colombiano.

Como las personas no se juzgan por lo que digan, sino por sus actos. Muy pronto tendremos la oportunidad de conocer su actuación en la discusión del incremento del salario mínimo y de las posiciones que asuman frente a las propuestas de los diferentes candidatos al Congreso de la república y, en especial, a la presidencia del país. Ojos abiertos con los lobos hambrientos y saciados.

03 de noviembre de 2021