Por Mario Muñoz Lozano (*)

Moscú (Prensa Latina) El panorama político en Rusia vuelve a la normalidad luego de las elecciones a la Duma Estatal (Cámara Baja del Parlamento), donde lo más novedoso resultó la irrupción de una nueva formación en el espectro legislativo.


En los comicios realizados del 17 al 19 de septiembre -extendidos para evitar contagios por la Covid-19-, el partido Rusia Unida repitió su triunfo con el 49,82 por ciento de los votos, lo que le otorgó 324 escaños en el Parlamento bicameral, 10 menos que en 2016.

Para Konstantin Kostin, jefe del Fondo de Desarrollo de la Sociedad Civil, una de las encuestadoras rusas que predijo este descenso, esa fuerza pagaría con cierto nivel de apoyo ‘por reformas importantes, pero impopulares’ y por el impacto nacional de la Covid-19.

‘Una pandemia es una especie de fuerza mayor, pero la gente está acostumbrada a creer que el Gobierno y el partido gobernante son responsables de todo lo que sucede, de cualquier situación negativa que exista’, dijo.

No obstante, los asientos alcanzados le otorgan a Rusia Unida la mayoría constitucional, lo que le permite mantener el control de la Cámara Baja, por cuyo liderazgo lidiaron cinco mil 800 candidatos de 14 formaciones políticas del país, incluidos 10 aspirantes independientes.

Al respecto el presidente ruso, Vladimir Putin, significó que los resultados en las urnas confirmaron de manera ‘convincente’ el liderazgo del partido Rusia Unida, victoria que la formación logró, en su opinión, ‘en una difícil competencia con rivales fuertes’.

Según la Comisión Electoral Central (CEC), la participación en los sufragios fue del 51,72 por ciento, cifra superior al 47,88 de los comicios pasados.

Su presidenta, Ella Pamfílova, señaló que de las 109 millones 204 mil 662 personas registradas para votar, en las parlamentarias intervinieron 56 millones 484 mil 685 electores.

El Partido Comunista de la Federación de Rusia (PCFR) logró 57 curules con el 18,93 por ciento de la preferencia, por encima de los 43 de 2016, con lo cual crece su presencia en el legislativo, frente a una disminución, aunque pequeña, de la facción en el poder.

Por su parte, Rusia Justa-Patriotas por la Verdad obtuvo 27 asientos, al contar con el 7,46 por ciento de los votos, mejor que el 6,22 de las elecciones anteriores.

La revisión final de las actas reveló que el Partido Liberal-Demócrata de Rusia (LDPR) obtuvo 7,55 por ciento, mucho menos que hace cinco años, por tanto quedó con 21 puestos.

Mientras, la mayor novedad fue la incursión del debutante Gente Nueva entre las cinco formaciones que superaron la barrera del cinco por ciento para ingresar a la Duma. Con 5,32 por ciento de aprobaciones, consiguió 13 sitios para sus parlamentarios.

Los partidos Patria, Partido del Crecimiento y Plataforma Ciudadana recibieron cada uno un escaño en circunscripciones uninominales, y los candidatos independientes obtuvieron cinco, para completar los 450 puestos que formarán la Duma durante los próximos cinco años.

Estas elecciones tuvieron lugar junto a los comicios legislativos en 39 entidades territoriales y la elección de 12 gobernadores regionales.

MÁS PARTIDOS POR PRIMERA VEZ DESDE 1999

Solo cuatro organizaciones políticas han formado parte de la Duma Estatal desde 1999 y su composición no varió desde 2003: Rusia Unida, el PCFR, el LDPR y Rusia Justa, y ahora irrumpe Gente Nueva en el panorama legislativo.

Con una proyección a favor del cambio, al apostar por la modernidad y los jóvenes, el partido creado en 2020 por el fundador de la compañía de belleza Faberlic, Alexéi Nichaev, logró superar la barrera del cinco por ciento requerido para ingresar a la Cámara Baja, lo que constituyó una sorpresa.

Al parecer, su estrategia de campaña funcionó con mensajes de ‘nuevos desafíos requieren nuevas soluciones’, ‘nuestro tiempo es un choque entre los mundos antiguo y nuevo’ o ‘realizar transición a un nuevo y superior nivel de desarrollo’.

Gente Nueva ofrece poco nuevo en relación con otras formaciones, según analistas, pero sus llamados a levantar las barreras empresariales, descentralizar la distribución de los recursos en las regiones, lograr un mayor abanico político y a aumentar los fondos del pueblo, indica que funcionaron.

Según la agencia de noticias Sputnik, igual que otras fuerzas parlamentarias, el nuevo representante en el legislativo evita criticar de manera directa al Kremlin y tampoco defiende al movimiento que respalda al opositor antisistema Alexéi Navalny, preso por fraude y con una gran campaña occidental antirrusa en su apoyo.

Acerca de la composición de la nueva Cámara, la presidenta de la CEC manifestó que esta mostrará una ‘ampliación de la diversidad política’, mientras el jefe de Estado lo consideró como una muestra del desarrollo de la democracia en el país.

Eso demuestra ‘el carácter democrático de las reglas y procedimientos electorales, del desarrollo de la democracia en nuestro país, de que las diferentes fuerzas políticas tienen la oportunidad real de presentarse’, comentó.

ENTRE ACUSACIONES Y ATAQUES

Pamfílova subrayó que los sufragios se celebraron en general sin grandes infracciones. Un total de 25 mil 830 votos fueron declarados nulos en 35 regiones, ‘un resultado escaso e insignificante’ teniendo en cuenta el número de votantes y la extensión del país.

Los resultados de la votación fueron cancelados en tres colegios electorales de tres regiones: Crimea, Kalmukia y San Petersburgo, aunque en este hay motivos para revocarlos en otros seis o siete recintos, señaló la jefa de la CEC.

Cerca de medio millón de personas (491 mil 188) custodiaron la realización de las elecciones de diputados y gobernadores. Destacó que numerosos observadores internacionales resaltaron su buena organización y transparencia.

Para el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, las parlamentarias fueron justas y competitivas. Sin embargo, diferentes partidos denunciaron hechos fraudulentos en varios colegios del país.

El vicepresidente del Comité Central del PCFR, Dmitri Nóvikov, declaró que su formación no reconocerá los resultados de la votación en línea en Moscú. ‘Vimos el resultado en los distritos, hemos visto como ganaban nuestros compañeros y como cambió todo después de que aparecieran los datos digitales’, dijo.

‘No lo reconoceremos, es inadmisible’, subrayó el presidente del Comité Central del PCFR, Guenadi Ziugánov, líder de esa fracción del PCFR en la Duma Estatal.

Como parte de la guerra no convencional contra Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea cuestionaron la legitimidad de las votaciones, incluso desde mucho antes que comenzaran los comicios.

La CEC denunció ataques ‘sin precedentes’, tanto contra su sitio web como hacia otros de sus recursos informáticos.

El secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolái Pátrushev, señaló que durante los comicios se registraron más de 900 ciberataques destinados a interrumpir el funcionamiento del sistema de votación electrónica remota e introducir programas maliciosos.

Más allá de errores y desafíos por enfrentar, con esta victoria Rusia Unida se consolidó en el poder y el parlamento ganó en representatividad, lo que les permite continuar juntos la implementación del nuevo programa Gobierno, a pesar de los obstáculos y amenazas externas.

arb/mml

(*) Corresponsal jefe de Prensa Latina en Rusia