Por EQUIPO EDITORIAL | Correo|-septiembre 23, 2021

La interrogante de si eran realmente necesarias elecciones en medio de la pandemia sigue pesando sobre el Partido Liberal a pocos días de conocerse el resultado de los comicios.

El primer ministro Justin Trudeau asegura una nueva etapa frente al país pero sin obtener la mayoría absoluta que esperaba en la Cámara de los Comunes. Regresa a un gobierno en minoría lo que no deja de despertar interrogantes en el electorado.

De esta forma, el panorama se mantiene similar al de las anteriores elecciones federales, cuando los liberales ganaron con 157 diputados y los conservadores se convirtieron en el principal partido de la oposición con 121 escaños.

Erin O’Toole, el líder conservador, junto a su esposa Rebecca.

El Partido Conservador se hizo además, como dos años atrás, con la mayor parte del voto popular (34% frente al 32% de la formación de Trudeau) pese a lo que deberá conformarse con 119 asientos en el Parlamento.

Varios medios extranjeros destacaron que en su primer discurso, luego de conocer la victoria liberal, Trudeau no mostró autocrítica ante los resultados y el 32% de los votos obtenidos por su partido.

Se limitó a decir que los comicios han confirmado la necesidad de un “plan progresista” para la pandemia, un ingreso universal para los niños y una lucha más decidida contra el cambio climático.

También lanzó un dardo a los políticos de la oposición, quienes a lo largo de la campaña se preguntaron continuamente el porqué de las elecciones anticipadas en medio de la situación sanitaria que vive el país.

Por su parte, el líder conservador Erin O’Toole, destacó que la mayoría que pedía el primer ministro le fue negada por el pueblo. “De hecho, lo han mandado a otra minoría con un costo de 600 millones de dólares y con el país más dividido que nunca”, dijo el aspirante conservador al reconocer su derrota.

El NDP: una fuerza política a tener en cuenta

Los analistas destacan que en el futuro inmediato la clave para el nuevo mandato estará en manos del Nuevo Partido Democrático (NPD), más a la izquierda del centro.

La formación se consolida como cuarta fuerza política en la nación al obtener 25 asientos (17% de los sufragios), uno más que la última elección, pero con un porcentaje de voto similar al de 2019.

Liderado por Jagmeet Singh, el primer candidato de color en la historia de un país con un 22% de inmigrantes, el NPD ha sido fundamental para la agenda progresista en Ottawa ya que su voto aumentó las ayudas al paro y otros subsidios.

En varios lugares de la nación los candidatos de este partido mostraron cerradas batallas por los votos, reafirmando la cada vez más amplia popularidad de la alineación política.

En el caso del distrito de Davenport, uno de los más disputados en Ontario,  la candidata liberal Julie Dzerowicz repite como MP pero por un margen mínimo (165 votos) ante su principal contrincante del NDP, Alejandra Bravo.

Bravo alcanzó unos 19 695 votos con el 100% de las boletas escrutadas, una cifra que sin dudas es un llamado de atención para Dzerowicz que logró la victoria con 19 860, una diferencia ínfima que ya se adelantaba en las intenciones de voto.

FUENTE: Correo/ Canadá