Por Alberto Pinzón Sánchez

Como el personaje central de la conocida novela del gran Balzac Piel de Zapa (1) “La peau de chagrín”, el joven y prometedor cuadro de la oligarquía antioqueña Iván Duque, recibió del su mentor personal y político una piel mágica, que por sobre sus limitaciones personales, mediocridad intelectual, adiposidad y esteatopigia, le permitiría cumplir todos sus deseos.

Un talismán que lo convertiría en el presidente de Colombia y en el hombre más poderoso y admirado en su país y tal vez de toda Latinoamérica, y a su esposa, en la mujer mejor vestida de toda la cultura occidental y cristiana.

Pero como en la realidad existen las contradicciones (las que en todos los casos conviene tener presente) a medida que se cumplía cada deseo, la piel se iba encogiendo hasta prácticamente quedar reducida a la nada y llevar irremediablemente al poseedor del fetiche a la tragedia. Más o menos lo que las personas narcisistas se dicen frente al espejo en su cumpleaños: “un año más de vida, pero uno menos que vivir”, o su equivalente fascista que mientras más mata, más muere.

Esto es lo que el joven Iván Duque presidente de Colombia, ha mostrado en el discurso oficial este 07 de agosto/21, a un año de la culminación de su mandato presidencial, con la agonía que deja traslucir su piel sebácea impregnada de menjurjes, su pelo cenizo de canas artificiales con aire de sufrimiento y su mirada mentirosa de fracasado, guiñada por del odio intenso a los enemigos internos y opositores, a quienes les juró no darles tregua en cada minuto de los 356 días restantes de usufructo del Poder de la “zapa mágica”, otorgada por el titiritero que le insufló con un soplo la vida pública.

Pero resulta que el amuleto entregado por el titiritero que lo puso en la presidencia, también estaba determinado o condicionado al encogimiento de otro artificio mágico más grande y en proceso real de retraimiento o encogimiento; resultado de la derrota y crisis hegemónica del Imperialismo estadounidense en Asia central, en Siria, en Irán, etc, y ahora, con la retirada apresurada de Afganistán que pinta peor que el desastre de hace 46 años en Vietnam. Que ha obligado al Hegemón a concentrar sus fuerzas y esfuerzos en su Patio Trasero de nuestramérica, especialmente en su portaaviones más grande que posee en todo el continente americano, llamado Colombia.

El manipulador de los hilos en Colombia, según la inscripción enigmática del cuero mágico que le entregó a su marioneta, lo remitía a la básica doctrina escolástica de dividir el mundo entre Buenos y Malos, entre los dos demonios de la comisión de la verdad y la JEP, enfrentados a la gente de bien. Indicándole además, que para continuar usufructuando las mieles del Poder en la fría sabana bogotana debía aliarse con el pelucón rubio y posudo “bullshiter” gobernante en el Norte. Lo que hizo.

Sin embargo, el destino dio un giro inesperado reemplazando a éste por su animadversor, un gagá olvidadizo, quien pronto le hizo saber a la marioneta su preocupación por la utilización inadecuada y “extraña” de los millones de dólares girados desde sus arcas de Fort Knox en Kentucky Estados Unidos, para erradicar los cultivos de coca en Colombia y que paradójicamente, a pesar de los giros, estaban en aumento en los “woods” (montes) de ese país.

Vino entonces el cambio de Fachito, el bareto embajador en Washington, por una brujilda más acorde con los secretos de los sortilegios y las cosas de la magia, y claro, mayor sometimiento y entrega a las políticas imperiales contra Cuba, Venezuela, Nicaragua y contra cualquier obstáculo al “despliegue geoestratégico” en el Patio Trasero latinoamericano.

Pero como siempre hay un pero, la rueda de la fortuna continuó en movimiento y la movilización popular pudo derrotar al heredero de Pinochet en Chile, y el humilde profesor rural Castillo pudo darle un sombrerazo al Uribismo golpista del Perú. Entonces el grupo de Lima creado para derrocar al presidente de Venezuela se evaporó por arte de magia y la Alianza del Pacífico tuvo que ser trasladada al Atlántico-norte: a EEUU, Canadá y Europa.

Y, Venezuela como Nicaragua, siguieron su marcha. Cuba fortalecida por la solidaridad mundial y por su pueblo combativo, supo hacer abortar la intentona de una revolución mediática color naranja de las ONG s proyanquis, y en otro giro inesperado, ahora resulta que se ha tornado indispensable para Colombia en unas posibles “negociaciones con el ELN”.

En lo interno, la zapa mágica siguió encogiéndose: Por un conflicto social armado sin solución a la vista y más bien en proceso de reciclamiento. Por una Paz que también se fue comprimiendo paulatinamente primero al Acuerdo de la Habana /16, el que luego se redujo a su implementación simulada y esta, finalmente reducida a que no exterminen más los odiados ex combatientes de las Farc, ni a los odiados líderes sociales proclives al terrorismo.

Fuera de esto, los coletazos de la Pandemia Covid. Del Estallido Social 28 abril 21 con su prolongación en el Paro Nacional con sus múltiples reivindicaciones populares y civiles presentadas e incumplidas. La captura de los narco-para-militares oficiales formados por el US Army para la exportación como mercenarios, capturados en plena operación encubierta en Haití, y, el escándalo de los ex militares, ministros y presidentes que dieron las órdenes para que se dieran los repugnantes crímenes de guerra de los llamados Falsos Positivos; necesariamente alarmaron y preocuparon a la Opinión Pública Mundial, como a los Fiscales de la Corte Penal Internacional. Resultado: un achicamiento más del artificio mágico. La imagen pública del presidente (según la firma de encuestadores estadounidenses Invamer-Gallup-Harris Interactive) fue rechazada por el 76% de los colombianos encuestados.

Pese a lo anterior, la novela de la piel de Zapa de Iván Duque está lejos de concluir. El bloque de Poder dominante en Colombia, a pesar de la contradicción interna Uribe-Santos, tiene en sus manos y dispone a su antojo de todo el Poder, no solo armado interno, sino el económico, el desarmado, las instituciones y las Iglesias, como el sostén irrestricto del Hegemón que no va a entregar fácilmente un portaaviones fundamental como Colombia.

Es prudente pues, analizar correctamente lo sucedido recientemente en el Perú, que ha sido puesto por algunos despistados de la Izquierda colombiana como ejemplo y meta alcanzable fácilmente. Ojo, la sorpresa de Castillo dada al Fujimorismo (hermano carnal de la contrainsurgencia colombiana) es probable no se repita en alguna otra parte dadas las singularidades de la lucha del Pueblo Peruano. El Fujimorismo con todo lo sanguinario que es y ha sido, no le da a los tobillos a su par en Colombia, y quienes desde ya se soban las manos contando con una victoria presidencial el próximo año, es probable tengan un desengaño si desde ahora si no recurren a una organización popular amplia, democrática y unitaria tipo Frente Antifascista por la base, que no subestime ninguna forma de movilización de masas y vea la contienda electoral venidera como una etapa más en hacia la segunda independencia de Colombia, por la cual se viene luchando desde hace casi doscientos años. Desde 1840 cuando F.P. Santander, traicionando el ideario Bolivariano, angurrioso de los empréstitos extranjeros entregó el Pueblo Trabajador colombiano al Poder financiero del Imperialismo anglosajón en avance.

Le fue más fácil al gran Balzac escribir tan significativa y sugestiva novela.

Nota.
(1) Balzac, Honoré Piel de Zapa. Editorial. Alianza. España edición marzo 2021. Traducción de Julio C. Acerete. 352 págs.

Alberto Pinzón Sánchez