La Defensoría Regional del departamento del Chocó, en el noreste de Colombia, informó el sábado del asesinato del líder social Luis Picasio Carampaima en Santa Catalina de Catrú, municipio de Alto Baudó, a manos de una organización armada irregular.

Ante el asesinato de Picasio se conformó una mesa de protección con participación de los representantes de la Unidad para la Atención y Reparación Integral de las Víctimas de Colombia, la Gobernación de Chocó y los líderes indígenas.

Por su parte, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) denunció el homicidio del campesino y reportó que las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) son los responsables de su muerte. Además, comunicó intensos combates, así como la quema de varias viviendas de las comunidades de la zona, que suman unos 2500 habitantes.

“Con Picasio son ya 84 los líderes sociales asesinados en 2021 y suman ya 1200 los muertos desde la firma del acuerdo de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en 2016”, subrayó Indepaz.

El incidente fue reportado después de que el jueves, un informe de la Misión de Verificación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Colombia mostró que, durante los meses de abril, mayo y junio, fueron asesinados 49 líderes defensores y defensoras de derechos humanos y 16 excombatientes.

Asimismo, indicó que, desde el pasado 28 de abril, cuando iniciaron las protestas contra el Gobierno de Iván Duque en Colombia, al menos 54 manifestantes fueron asesinados como consecuencia de la brutal represión de las movilizaciones a manos del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad).

Un comunicado publicado el jueves por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de Colombia advirtió de que el país sudamericano es el segundo del mundo —después de Myanmar— que tiene la tasa de muertes violentas más elevada por día de protesta.

Publicado: domingo, 4 de julio de 2021

Tomado del portal HispanTV