ELIÉCER JIMÉNEZ JULIO

Ginebra /Londres.- Julián Assange el periodista e investigador y cofundador de WikiLeaks cumple hoy 3 de junio 50 años de vida, mientras aguarda en una prisión en Londres la decisión sobre el recurso de apelación presentado por EEUU contra el bloqueo judicial a su extradición, respaldado por una intensa campaña pública donde muchos tememos por su vida y pedimos su liberación.

Stella Moris, pareja y madre de dos hijos de Julián Assange, denunció la “operación criminal” que el Reino Unido y Estados Unidos han desatado contra Assange por desvelar secretos de Estado.

“Lo están matando con un proceso “criminal” de apelación, estamos en un punto en el que o recupera su libertad o pierde la vida, no porque se sienta suicida, sino porque lo están matando”, dijo, visiblemente emocionada, en un acto público en Ginebra, Suiza.

La abogada de formación participó en una conferencia de prensa, en la cuna de las principales fundaciones y organismos especializados en derechos humanos, que marcó el lanzamiento del Llamamiento de Ginebra, una iniciativa que solicita la liberación inmediata de Assange.

El Llamamiento de Ginebra pide a las autoridades británicas que rechacen la extradición y excarcelen a Assange lo más pronto posible, ya que no tiene ninguna sentencia pendiente, pero está recluido en el penal de máxima seguridad de Belmarsh, al sureste de Londres.

“Como latinoamericano residente en Londres, me enardece el trato injusto e inhumano que el sistema de justicia británico le ha dado a Julián Assange”, denuncia Alberto Zerda, activista colombiano de Derechos Humanos quien participa de uno de los actos que se desarrollan en esa ciudad británica.

El cofundador de WikiLeaks está retenido en la cárcel de máxima seguridad de Belmarsh, sin cargos pendientes ante la Justicia británica desde otoño de 2019 pese a que el tribunal de primera instancia de Westminster falló en enero en contra de su entrega a Washington.

Políticos, periodistas y otros profesionales y defensores de los Derechos Humanos y la Libertad de prensa han desarrollado un abanico de actividades y actos de protesta a lo largo de la semana en Londres.

Esta semana cerca de un centenar de seguidores de Julián Assange navegaron por el río Támesis como parte de una campaña creciente de protestas para exigir la libertad del fundador de WikiLeaks.

El barco rentado a una de las empresas que hacen recorridos turísticos por la emblemática vía de agua se detuvo primero varios minutos frente a la sede del Parlamento británico antes de proseguir viaje hasta las inmediaciones de la embajada de Estados Unidos, en el suroeste de la capital.

Entre los pasajeros se encontraba Stella Moris, compañera sentimental de Assange y Gabriel, uno de los dos hijos que la abogada procreó con el periodista australiano durante el tiempo que estuvo asilado en la legación diplomática ecuatoriana en Londres.

El gobierno estadounidense quiere extraditarlo para juzgarlo por 17 cargos de espionaje y uno de conspiración para cometer piratería informática, que en total conllevaría una sentencia máxima de 175 años de cárcel.

Las acusaciones tienen como base la publicación en WikiLeaks de miles de archivos secretos que pusieron al descubierto crímenes de guerra cometidos por las tropas norteamericanas en Iraq y Afganistán, y valoraciones comprometedoras hechas por diplomáticos del Departamento de Estado sobre gobiernos y líderes políticos extranjeros, entre otros documentos.

Es totalmente injusto y desproporcionado, afirmó Moris, quien también confirmó que está haciendo gestiones para que las autoridades penitenciarias dejen salir a su compañero sentimental, aunque sea de forma temporal, para contraer matrimonio.

El recorrido en barco por el Támesis formó parte de las actividades por el cumpleaños 50 de Assange, los cuales terminan hoy sábado con un “picnic” en la plaza del Parlamento londinense y una vigilia en Belmarsh, así mismo se espera otros actos de solidaridad con Assange en diferentes partes del mundo.