CONSEJO NACIONAL DE PAZ, RECONCILIACIÓN Y CONVIVENCIA  07 MAYO 2021 

Desde nuestra responsabilidad de consejeros y consejeras integrantes del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia y como defensores de la vida y de derechos humanos, manifestamos nuestra preocupación por la gravedad de la situación que afrontamos en nuestro país, como resultado de la profundización de las dinámicas de exclusión, pobreza y desempleo que se vive, y se liga al escalamiento del conflicto social y armado.

Por lo cual exhortamos al Gobierno Nacional a generar acciones en pro del cumplimiento a cabalidad de la Constitución Nacional, el derecho sagrado a la vida, los Derechos Humanos y la paz.

En este difícil contexto de agitación social y protesta y ante el cual el resultado ha sido la muerte de decenas de personas, principalmente jóvenes, la desaparición de más de 89, la pérdida ocular y las lesiones en cientos de colombianos y colombianas que dejarán una huella irreparable; nos llama a que como país enfrentemos esta situación privilegiando el diálogo y no las armas.

Nos sumamos a las palabras de la Corte suprema de Justicia: “Una Nación que busca recuperar y construir su identidad democrática no puede ubicar a la ciudadanía que protesta legítimamente en la dialéctica amigo–enemigo; izquierda y derecha, buenos y malos, amigos de la paz y enemigos de la paz, sino como la expresión política que procura abrir espacio para el diálogo, el consenso y la reconstrucción no violenta del Estado Constitucional de Derecho”.

Por lo que, en nuestro rol de asesores, recomendamos:

1. Se desmilitarice el país, la respuesta a la legítima protesta ciudadana que evidencia una profundización de la crisis social derivada de la Pandemia, requiere medidas de “asistencia social” y no “asistencia militar”.

2. Se investigue de manera amplia, rigurosa y en el marco de un Estado social de derecho, las conductas y acciones de vulneración a los derechos humanos y se garantice la verdad, justicia, reparación ante estos hechos que hoy enlutan al país.

3. Llamamos a un gran diálogo nacional que parta de escucharnos entre diferentes, en donde la oposición política, los sectores sociales deben tener asiento, para ello proponemos que el Consejo Nacional de Paz pueda ayudar de puente para dicho diálogo.

Llamamos a:

1. Garantizar una sesión plenaria del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia con carácter urgente en donde esté presente el señor Presidente Iván Duque, permítanos cumplir nuestro rol constitucional y aportar a encontrar salidas a la crisis.

2. A la fuerza pública, Policía, Ejército e integrantes del ESMAD a recordar su deber de velar y proteger por la seguridad de la ciudadanía y el respeto a los derechos humanos, todas y todos somos colombianos, toda muerte nos duele como país; PAREMOS EL DERRAMIENTO DE SANGRE.

3. A la ciudadanía a movilizarnos pacíficamente, para lo cual llamamos a proyectar vigilias en todo el territorio nacional, que puedan ser encabezadas por la Iglesia católica y todas las iglesias, confesiones religiosas y formas espirituales.

4. A los medios de comunicación y funcionarios públicos a no estigmatizar, señalar o macartizar a la población que se encuentra protestando, la estigmatización deshumaniza al contradictor y legitima la violencia; mirémonos entre diferentes y caminemos en la construcción de una Colombia diversa y plural.

5. Al país en general a escuchar a su juventud y los reclamos que esta tiene, a comprender que para garantizar nuestro futuro como nación es menester garantizarles sus derechos y no declararles la guerra y un futuro desprovisto de vida digna.

6. A la comunidad internacional a que acompañen a Colombia en este difícil momento y se garantice una misión internacional de verificación en materia de derechos humanos, así como corredores humanitarios que permitan salvaguardar la vida de los y las manifestantes y ciudadanía en general.

En los territorios, hemos levantado un llamado a la esperanza y a la persistencia en construir una Paz duradera, y en esto queremos empeñarnos, y esperamos la voluntad del gobierno en la tarea de sentar las bases para superar la historia de violaciones a los derechos humanos y alcanzar la construcción de una paz duradera.

A las familias de las personas que han perdido la vida en estos lamentables hechos, nuestro abrazo solidario en este difícil momento, será tarea de todas y todos enaltecer la memoria de las víctimas.

Nuestra labor es de hacer la paz, de tejer la reconciliación y de aportar en la convivencia democrática, cuenten con nosotros y nosotras para ello.

Suscriben,
Francia Márquez Mina—Presidenta del Comité del Consejo Nacional de Paz
Deisy Aparicio — Movimiento Estudiantil
Irma Adela Perilla —Organizaciones que trabajan por la Paz
Ramiro Antonio Sandoval —Consejero por el Exterior —Américas
Olga Lucia Quintero—Movimiento Sociopolíticos
Patricia Ariza—Sector Cultura y Arte
Francy Franco—Sector Organizaciones de Mujeres
José Luis Campo—Sector derechos de los NNA
Felipe Delgado—Presidente de la Confederación de Concejales- CONFENACOL
Myriam Ojeda—Consejera por el Exterior–Europa
Nelly Velandia—Sector Mujeres
John Jairo Romero—Representante Víctimas en el Exterior, Mesa Nacional
Cristian Cabrera—Sector Movimiento Juvenil
Víctor Pérez—Sector agrario independientes
Yolanda Perea—Mesa Nacional de Víctimas
Marina Gallego—Sector Mujeres que trabajan por la paz
Nixon Padilla—Sector Organizaciones LGBTI
Cesar López—Arte y Cultura
Fernando Campos—Instituciones de Educación Superior
Gerardo Castrillón—Acción Comunal
Ángela Rosales— Representante del Sector de Niñez
Valentino Enrique Ramos—Sectores Sociales LGBT
Álvaro Jiménez Millán—Organizaciones acompañantes de víctimas- Campaña Colombiana Contra Minas
Henry Fernando Ladino—Diputado del Meta, Fedeaamazorinoquia Federación de diputados de la Amazorinoquia
Luciano Sanín—Sector Organizaciones de Derechos Humanos
Rosa Ludy Arias—Red de Universidades por la paz. RedUnipaz
Lilia Solano—Consejera, Plataformas de Acción por la Paz
Carolina Suárez Quilaguy—Consejera, Partido Comunes

Adendum:
“La protesta pacífica es un derecho fundamental. Que cese la barbarie” destaca la Coordinadora Sindical del Poder Judicial

La movilización organizada, pacífica, unificada y decidida de los trabajadores, estudiantes, campesinos, indígenas, pequeños y medianos empresarios, sectores populares indignados y jóvenes desesperanzados forzó finalmente el retiro de la inoportuna y oprobiosa reforma tributaria y la renuncia del Ministro de Hacienda y Crédito Público; no obstante, el anuncio del Presidente Iván Duque de consensuar otra reforma tributaria con los partidos políticos y los gremios económicos, excluyendo al Comité Nacional de Paro que representa a las organizaciones sindicales, gremiales y sociales convocantes del paro nacional, causa desconfianza y desazón porque descarta la opción de acudir a otros mecanismos institucionales que permitan la consecución de los recursos fiscales que se requieren para atender la profunda crisis económica y social.

El Comité Nacional de Paro presentó en el mes de diciembre de 2019 un pliego de solicitudes al Gobierno Nacional que éste burló con la pantomima de adelantar una conversación nacional, y en diciembre de 2020 se radicó un pliego de emergencia que proponía reactivar la economía y ayudar a la población más vulnerable con el subsidio de una renta básica, la matrícula cero y el pago temporal de la nómina de pymes, a lo cual también prestó oídos sordos, posición arrogante y despótica que se repite con la movilización del 28 de abril, pues no sólo deja de convocar a los voceros legítimos de la protesta social sino que la militarizó, con un alto costo de jóvenes asesinados y detenidos por la fuerza desmedida del ESMAD y la obsecuencia de la Defensoría del Pueblo y de la Procuraduría General de la Nación.

Por lo anterior, la Coordinadora Sindical del Poder Judicial exige que se respete la movilización social pacífica, rechaza los actos vandálicos aislados y convoca a los judiciales de todo el país a participar en el PARO NACIONAL DEL 5 DE MAYO, para que el Gobierno Nacional:

1. Se abstenga de presentar un nuevo proyecto de reforma tributaria.

2. Desmilitarice las ciudades y garantice la vida e integridad de los manifestantes, y

3. Convoque al Comité Nacional de Paro y negocie el pliego de emergencia.

Bogotá, D.C., 4 de mayo de 2021

“CUANDO LOS QUE MANDAN PIERDEN LA VERGÜENZA, LOS QUE OBEDECEN PIERDEN EL RESPETO” (Georg Christoph Lichtenberg)

(*) Fredy Machado (Asonal Judicial)

Luis Fernando Otalvaro (Asonal Si)

Álvaro Márquez (SINTRAFISGENERAL)

Gloria González (UNISERTIC)

Richard Navarro (CORMAJURIS)

Patricia Agudelo (ATRAES-FGN)

Ximena Padilla (SINTRAFISCALIA)

Humberto López Narváez (Secretario Ejecutivo Coordinadora Sindical del Poder Judicial)