Recordábamos a Gabriel García Márquez con motivo del séptimo año de su partida y hubo evocación de muchos de sus escritos, crónicas, libros, frases y anécdotas.
En “Suenan timbres” hemos recordado el impresionante discurso que pronunciara en 1982 cuando recibió el premio Nobel de literatura. Una pieza oratoria extraordinaria que habla de las heredadas locuras de nuestra América, de la incomprensión por parte de muchos europeos de las luchas de liberación e independencia, pero, sobre todo, habló de la superioridad de la lucha por la vida y el derecho inalienable a vivir en paz. Han pasado 39 años, pero ese hermoso discurso es como si se hubiera leído ahorita en la mañana. Les invitamos a escuchar.