El niño Francisco Javier Vera Manzanares recibió mensajes intimidantes luego de pedir al gobierno colombiano garantizar la conectividad en todos los territorios del país para las clases virtuales.

El niño de apenas 11 años que ya se destaca como líder ambiental y defensor de derechos humanos, alertó el 16 de enero que recibió amenazas de muerte.

Con un mensaje en Twitter le amenazaron con desollarlo y hasta cortarle los dedos por “seguir hablando de ambientalismo y dignidad”.


Ante ello, el pequeño (cuyas cuentas en redes sociales son reguladas por sus padres) expresó su tristeza y reivindicó que defender la vida es un derecho:

“Este país es una tristeza. Hago una denuncia pública. Hace unos minutos recibí esta amenaza en mi cuenta de Twitter. Defender la vida es un derecho”.

La amenaza fue emitida justo después que el menor divulgó un video en el que, si bien celebraba el regreso a clases a través de la virtualidad por cuenta de la pandemia, pedía a Iván Duque, (quien ocupa ilegalmente la presidencia gracias a la compra de votos con dineros del narcotráfico), garantizar la conectividad.

“Luego de leer algunos comentarios tan desagradables que han hecho algunas personas sobre un vídeo que subí hace unos días entiendo en parte por qué es tan difícil intentar aportar al país. Desde aquí seguiré poniendo mi ciudadanía a favor de la vida”, agregó el menor.

La Defensoría del Pueblo informó que inició la ruta de atención y protección: “Ya se contactó a los padres para activar otras instancias de protección por la amenaza de muerte e insta a las autoridades para seguir de cerca este caso de vulneración de derechos humanos”.

Precisamente el pasado 11 de enero se conoció que el líder ambiental Gonzalo Cardona Molina, fue asesinado por “los eternos enemigos de la paz” según afirmaron con tristeza desde la Fundación ProAves.

El primer líder ambiental asesinado este año en Colombia era conocido por su defensa de la palma de cera, su pasión por el gélido río Cucuana y su servicio a una comunidad a la que heredó el cuidado de sus recursos naturales. Cardona, oriundo de Roncesvalles (Tolima), dedicó 20 años de su vida a la conservación del loro orejiamarillo, una especie en peligro de extinción.

“Perdemos una ruta, una forma de vivir y de pensar diferente. La fortaleza que teníamos con Gonzalo es que él era un campesino de las montañas del Tolima que entendía muy bien los procesos y la importancia de la conservación de sus propios recursos naturales”, expresó el director de conservación de ProAves, Alexander Cortés.

“¿Qué dice de un país que un niño de 11 años sea amenazado por su liderazgo defendiendo el medio ambiente? Francisco Vera es el activista más joven del país y ya es amenazado. Solidaridad con él y con su familia”, clamó una usuaria de Twitter.

Para quienes no sufrieron el genocidio de la Unión Patriótica, ni están viviendo el genocidio Indígena, ni el genocidio de los excombatientes de las extintas Farc resulta casi inverosímil que el costo para los líderes sociales y ambientales, que defienden la vida, sea perder la propia.

No nos hacemos ilusiones, desgraciadamente en el 2021 continuará el exterminio bajo el ilegal régimen Duque/Uribe.

¿Por qué asesinan a los lideres sociales en esta “democracia” de papel?

Porque los liderazgos sociales encarnan, desde la base misma del poder (la soberanía popular consagrada en el artículo 3º de la Constitución Nacional), la legitimidad de la impugnación de la institucionalidad gobernante.

Ellos denuncian, confrontan, cuestionan, proponen y exigen soluciones. Como señala Luz Marina López:

“Denuestan del gobernante, no lo reconocen como procurador de sus sueños, ni como gestor en la solución de sus angustias. Y lo peor, organizan la crítica del poder, develando la farsa de su populismo, figura bajo el cual se arropa y encubre el fascismo “democrático”, nacido en los años sesenta del pasado siglo, delatando su carácter antipopular”

“Por eso, el fascismo populista de ropaje democrático que hoy tiene vigencia en el mundo (Donald Trump en USA, Jair  Bolsonaro en Brasil,  Rodrigo Duterte  en Filipinas, Nayib Bukele en El Salvador, Sebastián Piñera en Chile, la usurpadora Jeanine Áñez en Bolivia e Iván Duque en Colombia entre otros), no puede admitir esos liderazgos. Y en unos países más que otros (Colombia a la cabeza en ello), simplemente los matan”

El asesinato sistemático de excombatientes de las Farc, Indígenas y líderes sociales es fruto de la complicidad por acción y omisión del régimen Duque/Uribe, que no protege el derecho a la Vida y goza de la complicidad de la fiscalía, y los medios de comunicación propiedad de la burguesía y los terratenientes.

Su respuesta ha sido afirmar con cinismo que lo que pasa “no es tan grave” y, en el mejor de los casos, ofrecer recompensas monetarias por información sobre los autores materiales.

El 3 de marzo de 2020 la entonces Ministra del Interior, Alicia Arango, en la Mesa por la Vida celebrada en Puerto Asís (Putumayo) aseguró que era mucho más grave el fenómeno del robo de celulares que los asesinatos de líderes sociales, y al día siguiente se lamentaba ante los medios porque “todos chillan por los líderes sociales y no por otros muertos”, expresando el desprecio que le merecen los líderes sociales a los corruptos gobernantes de Colombia.

Gráfica Francisco preside la fundación Guardianes por la vida, que ya tiene miles de simpatizantes en varios países.Foto:Archivo particular

Video relacionado:
Amenazan con tortura y muerte a niño ambientalista colombiano
https://www.youtube.com/watch?v=MwsiImRW5S0

Con información de proaves.orgelespectador.com y https://www.pacocol.org/index.php/noticias/ddhh/13407-colombia-el-estado-fascista-y-el-asesinato-de-lideres-sociales-y-excombatientes

COMUNICADO DE IVAN MARQUEZ