Washington, 8 nov (Prensa Latina) El escrutinio continúa hoy en cuatro territorios de Estados Unidos, pese a que el demócrata Joe Biden ya obtuvo la mayoría para convertirse en el presidente electo de la nación.
Tal es el caso de Georgia (16 votos), donde Biden supera al magnate republicano y actual presidente, Donald Trump, por 10 mil 195 papeletas; y falta poco menos del dos por ciento por escrutar, lo que corresponde a algunos votos enviados por correo y a personal militar en el extranjero.

El margen es tan ajustado que, por una ley estatal, se tendrá que ir al recuento de todos los votos. Asimismo, Arizona (11) tiene al exvicepresidente del Gobierno de Barack Obama por delante, aunque Trump fue paulatinamente estrechando el margen.

Con el 97 por ciento escrutado, el demócrata aventaja en un 0,5 por ciento al presidente, una distancia de 18 mil 610 votos.

Carolina del Norte (15) pone al actual mandatario en ventaja con un 1,4 por ciento sobre Biden, lo que representa 75 mil 407 votos.

El margen se mantuvo estable durante los últimos días, mientras de momento el escrutinio está al 98 por ciento.

El estado tiene hasta el jueves 12 para completar el cómputo.

Por último, Alaska (3) detuvo el conteo en el 56 por ciento, ya que solo se tuvieron en cuenta las papeletas del día de las elecciones y faltan las enviadas por correo, que se contarán la próxima semana. Allí, Trump obtiene un 62,9 por ciento y Biden cuenta con un 33 por ciento.

‘Estamos juntos como una sola América. Nos levantaremos más fuertes de lo que éramos antes’.

Así escribieron los demócratas en una nueva cuenta de Twitter, Biden-Harris Presidential Transition, cuyo primer mensaje fue un vídeo bajo el lema Build Back Better (deconstruyámoslo mejor).

En tanto, Trump no ha llamado a Joe Biden para aceptar su derrota ni le invitó a la Casa Blanca para dar comienzo a una transición formal del poder.

Está lejos de hacerlo a tenor de los mensajes en Twitter que comenzó a poner desde hace una hora.

En todos ellos insiste en que le han robado las elecciones.

Con esas acciones, Trump continúa con su posición de negación frente al resultado de los comicios y deja en evidencia a un sistema electoral diseñado, en opinión de estudiosos, para perpetuar a una élite en el poder, que se disputa entre distintas facciones, las cuales no coinciden en métodos o formas.

Hasta el momento, Trump recibe poco respaldo de figuras prominentes del Partido Republicano y el recurso que tiene y con el cual amenaza, es acudir a las cortes y utilizar a éstas con demandas judiciales, aunque pocos observadores le pronostican éxito a esa intención.

La mayoría de los analistas coinciden en que a lo largo de la historia de la nación, todos los presidentes cedieron el poder al ganador de las elecciones sin resistencia.

Pero la retórica incendiaria de Trump sobre un supuesto fraude electoral suscita la duda sobre si optará por el camino de no aceptar el resultado final en favor de su contrincante demócrata.

jha/rrj