Washington, 7 nov (Prensa Latina) El candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, prometió la víspera que trabajará de inmediato en pos de la unión del país una vez sea confirmada su victoria en las elecciones.

Biden reafirma liderazgo sobre Trump en Arizona, suroeste de EE.UU.

Biden ofreció desde Wilmington, Delaware, un esperado discurso en clave presidencial, de tono sosegado, en opinión de analistas.

‘Los números nos cuentan una historia: vamos a ganar. Vamos a ganar con una mayoría clara. Por 74 millones de votos, que es más de lo que cualquier presidente obtuvo en la historia de esta nación’, indicó Biden en una esperada comparecencia.

El exvicepresidente de Barack Obama pidió una vez más paciencia a la ciudadanía mientras se definen los resultados en los cinco estados que aún cuentan papeletas.

Sus votos serán contados. La gente será escuchada’, puntualizó.

Asimismo, refirió que su responsabilidad como presidente será representar a toda la nación y dio por hecho que ganará Pensilvania, donde adelanta por 28 mil votos al actual mandatario Donald Trump, y Arizona, donde el margen es de 0,9 puntos entre los dos candidatos.

Este viernes las cifras le dan la delantera además en Georgia y Nevada.

Los seguidores del demócrata lo escucharon desde sus coches para mantener el distanciamiento físico por la pandemia de Covid-19.

Si el margen de diferencia entre los dos candidatos en Pensilvania sigue por debajo del 0,5 por ciento al finalizar el conteo, la ley estatal obliga a realizar un recuento.

Hay dos estados clave que van a volver a contar por la estrecha diferencia entre Biden y Trump: Wisconsin, que da 10 votos electorales, y Georgia, otorgante de 16.

El actual mandatario tiene una posición de negación frente al resultado de los comicios, con alegaciones de fraude y robo de las elecciones.

Hasta el momento, Trump recibe poco respaldo de figuras prominentes del Partido Republicano y el recurso que tiene y con el cual amenaza, es acudir a las cortes y utilizar a éstas con demandas judiciales, aunque pocos observadores le pronostican éxito a esa intención.

La mayoría de los analistas coinciden en que a lo largo de la historia de la nación, todos los presidentes cedieron el poder al ganador de las elecciones sin resistencia.

Pero la retórica incendiaria de Trump sobre un supuesto fraude electoral suscita la duda sobre si optará por el camino de no aceptar el resultado final si la victoria se decanta en favor de su contrincante demócrata.

jha/rrj/cvl