Caracas, 10 oct (Prensa Latina) La aprobación de una ley constitucional por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) abre hoy las puertas al Estado venezolano a la implementación de estrategias audaces para enfrentar los efectos del bloqueo de Estados Unidos.
El órgano plenipotenciario respaldó esta semana en sesión plenaria la denominada Ley Antibloqueo propuesta por el mandatario Nicolás Maduro como mecanismo jurídico para sortear el escenario de guerra económica y el impacto de las medidas coercitivas unilaterales implementadas por el gobierno de Washington.

Durante los debates del instrumento legal, el constituyente Hermann Escarrá cuestionó opiniones críticas ‘malsanas’ dirigidas a desvirtuar el espíritu del documento, el cual -aseveró- no viola ningún artículo de la Carta Magna.

El experto en temas constitucionales negó que la legislación persiga la entrega de sectores estratégicos como la estatal Petróleos de Venezuela a intereses foráneos y del capital privado, tal como señalaron algunos ‘analistas conservadores’.

Un primer paso derivado de la aprobación de la Ley Antibloqueo resultó en la activación del Centro Internacional de Inversión Productiva, organismo dirigido a captar capitales para promover la recuperación y desarrollo de la economía.

El mandatario Nicolás Maduro designó al presidente del Banco de Comercio Exterior, Héctor José Silva, como titular del nuevo ente adscrito a la Vicepresidencia de la República, el cual contará con el trabajo de ‘los mejores profesionales del país’, señaló.

Respaldada por alrededor del 90 por ciento de los venezolanos, de acuerdo con los resultados de una encuesta publicada en la plataforma digital Patria, la legislación entrará en vigencia el próximo lunes tras su publicación en la Gaceta Oficial, y tendrá validez mientras persista el bloqueo económico, comercial y financiero contra la nación.

La Ley Antibloqueo contempla dirigir los ingresos a la recuperación progresiva del salario de los trabajadores, fortalecer los programas de protección social y mejorar los servicios públicos.

Promoverá el establecimiento de alianzas con sectores productivos y empresas dentro y fuera de Venezuela para el desarrollo de áreas estratégicas, además de atraer inversiones productivas a gran escala y mejorar el ingreso nacional, al flexibilizar la participación accionaria del Estado en empresas mixtas.

De acuerdo con cifras oficiales, debido al bloqueo económico, comercial y financiero implementado por Estados Unidos, entre 2014 y 2020 Venezuela experimentó la pérdida del 99 por ciento del volumen de ingresos en divisas, de 50 mil millones a alrededor de 400 millones de dólares anuales.

En un período de cinco años las agresiones económicas cortaron de tajo el financiamiento del país, al impedir el acceso a las divisas necesarias para adquirir los alimentos, medicinas, insumos y materias primas esenciales para el desarrollo de la actividad económica.

car/wup