Naciones Unidas, 29 sep (Prensa Latina) El debate de alto nivel de la Asamblea General de ONU, que concluye hoy, pasará a la historia como el primero celebrado en medio de una pandemia: la Covid-19, y mayormente de forma virtual.

La pandemia marcó este evento que cada año solía reunir en la sede de Naciones Unidas en Nueva York a cientos de líderes mundiales, pero esta vez los dignatarios tuvieron que mantenerse en sus países y enviaron sus intervenciones en video.

A diferencia de lo ocurrido durante la semana anterior, en la cual las intervenciones fueron virtuales, en esta sesión de cierre sí se espera la presencia física de algunos representantes de los Estados para ofrecer allí sus discursos, según el programa preliminar.

Pero estas son solo excepciones, pues la norma resulta la presentación ante el plenario de materiales pre-grabados enviados por jefes de Estado y de Gobierno, primeros ministros, cancilleres y otras altos funcionarios.

Si bien las máximas autoridades de ONU y un número limitado de representantes de los países miembros acuden al plenario para la presentación en video de los líderes de cada Estado, esto se hace cumpliendo estrictos protocolos sanitarios y de higienización de los espacios.

De hecho, todos los presentes en la sala deben usar mascarillas y mantener una adecuada distancia entre ellos.

Además de transformar completamente la forma en que sesiona el debate, la pandemia y sus impactos socio-económicos signaron los discursos de muchos presidentes, que expresaron gran preocupación por la actual crisis.

Uno de los pedidos realizados con mayor frecuencia en las intervenciones virtuales presentadas en la Asamblea General en su 75 perído de sesiones, es el de garantizar que tratamientos y una futura vacuna contra la Covid-19 sean asequibles para todos.

También el de poner fin a las sanciones y medidas coercitivas unilaterales, como el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, que entorpecen la respuesta a la pandemia e impiden el desarrollo de los pueblos.

Mientras muchas naciones del mundo pedía más solidaridad para enfrentar al nuevo coronavirus, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejó claro en su intervención el primer día del debate que siempre pondrá a ‘América primero’, atacó a la Organización Mundial de la Salud y persistió en politizar la Covid-19 al llamarla el ‘virus chino’.

Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, y el presidente de la Asamblea General en su 75 período de sesiones, Volkan Bozkir, pidieron a los países más solidaridad y un mayor compromiso con el multilateralismo.

Una vez que concluya este martes el debate general, durante la semana están previstos otros eventos de alto nivel por medio de plataformas virtuales, como la Cumbre sobre Biodiversidad, el próximo 30 de septiembre, y una reunión para conmemorar y promover el Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares, el 2 de octubre.

ga/ifb/cvl