Caracas, 23 sep (Prensa Latina) El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció hoy ante la Asamblea General de la ONU la agresión en los ámbitos mediático, político y económico implementada por Estados Unidos contra esta nación sudamericana.

Al intervenir en el debate de alto nivel del 75 período de sesiones del organismo multilateral, el mandatario destacó la resistencia del pueblo venezolano ante los efectos de las medidas coercitivas unilaterales adoptadas por Washington como parte de su política para un cambio de régimen.

Maduro aseveró que el Estado bolivariano resultó despojado de más de 30 mil millones de dólares en activos en el exterior, además de sufrir el recrudecimiento de la persecución de las operaciones comerciales con el fin de privar al país de los bienes esenciales para garantizar el bienestar social de la población.

El jefe de Estado rechazó además el apoyo brindado por Washington a agresiones armadas directas y planes terroristas contra la nación sudamericana, como la frustrada incursión paramilitar del 3 de mayo último, denominada operación Gedeón, organizada en Colombia con asesoría de personal estadounidense.

Estados Unidos debe abandonar la vieja práctica de criminalizar a quienes no nos subordinamos a sus designios en este mundo y mantenemos una política de independencia y soberanía, aseveró Maduro al calificar al país norteamericano como la más significativa amenaza a la paz mundial.

A pesar de la permanente hostilidad del gobierno estadounidense y sus aliados, el presidente de Venezuela reiteró el compromiso de promover el respeto de los derechos humanos, así como la voluntad de fortalecer el diálogo y la cooperación internacional para la prevención de conflictos.

Asimismo, ratificó la voluntad de garantizar la salud del pueblo venezolano ante la amenaza de la pandemia de Covid-19, la cual -subrayó- acentuó las desigualdades existentes en el orbe debido a las políticas neoliberales.

En tal sentido, Maduro acentuó el llamado de Venezuela a trabajar por una nueva geopolítica mundial basada en la cooperación, la solidaridad, el multilateralismo, el derecho internacional, la ayuda y el apoyo internacional.

Propuso además la creación de un fondo rotatorio de compras públicas en el Sistema de Naciones Unidas para garantizar el acceso a los alimentos y productos de salud, financiado con recursos públicos, para permitir el acceso a esos recursos a las naciones más desfavorecidas y afectadas por bloqueos y discriminación.

El mandatario venezolano reconoció los esfuerzos de países como Rusia, China y Cuba, en el enfrentamiento a la pandemia y en la creación de una vacuna efectiva y segura contra el coronavirus SARS-CoV-2.

Exigió igualmente el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto Estados Unidos contra el pueblo cubano, al reiterar secundar el llamado de las Naciones Unidas al cese de la implementación de medidas coercitivas unilaterales.

tgj/wup