Bogotá, 21 sep (Prensa Latina) Colombianos de todos los territorios del país marcharán hoy en el contexto del Día Internacional de la Paz para exigir al gobierno cumplir con el Acuerdo de La Habana, y poner fin a la violencia en el país.

Se espera que sea una gran jornada de movilización a la que se unan sindicalistas, políticos, estudiantes, campesinos, exguerrilleros y representantes de los más diversos sectores de la sociedad de esta nación.

El senador por Colombia Humana Gustavo Petro invitó a una manifestación tranquila y aseguró que mientras más gente salgan a la marcha, más se garantizará la No violencia.

Ese movimiento político aceptó salir a las calles este 21 de septiembre por la vida y La Paz e hizo un llamado a su militancia para unirse de manera pacífica en todo el país.

En tanto, la Coordinadora Política y Social Marcha Patriótica llamó a las autoridades a dejar al pueblo expresarse en esta manifestación y exigió garantías para evitar sucesos contra la población como maltratos, acoso, abuso, violación a mujeres, entre otras peticiones. ‘Por el derecho a la vida y contra la impunidad, resistencia popular y movilización social’, exhortó la organización.

Pidió que los uniformados no porten armas durante la movilización y señaló que todo personal adscrito a la Policía Nacional de Colombia presente durante la jornada de movilización debe encontrarse plenamente identificado.

El cese de las masacres, que suman unas 60 en el año, el fin de los asesinatos contra líderes sociales, exguerrilleros en proceso de reincorporación, indígenas, mujeres y personas LGTBI y contra la brutalidad policial, serán otras de las peticiones de los colombianos.

Los organizadores de la iniciativa invitaron a iluminar las calles y hacer cinco minutos de silencio en paz, manteniendo la distancia, usando tapabocas y gel antibacterial para evitar el contagio del nuevo coronavirus.

La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el Día Internacional de la Paz en 1981. Dos décadas más tarde, en 2001, la Asamblea General decidió por unanimidad designarlo como Día de no violencia y alto el fuego.

Las Naciones Unidas invitan a todos los países y pueblos a respetar el cese de las hostilidades durante la fecha y a celebrarla con iniciativas de educación y sensibilización pública sobre cuestiones relacionadas con la paz.

asg/otf