El miércoles, dos policías en la localidad de Engativá le causaron la muerte a un hombre identificado como Javier Ordoñez, de 46 años de edad, con una pistola eléctrica (taser).

Los hechos que quedaron registrados en un vídeo que posteriormente publicó el canal City Tv, muestra el homicidio del ciudadano que, al parecer su única infracción era el consumo de licor en la vía pública.

La comunidad que presenció los hechos manifiesta haber intentado persuadir a los uniformados para detener el abuso policial, pero sus esfuerzos fueron inútiles desencadenando la tragedia que deja a 2 personas huérfanas.

Según agentes de la policía, el ciudadano se encontraba cometiendo la infracción afuera de su conjunto residencial junto a 8 personas, las cuales fueron detenidas en un CAI.

Cabe recordar, que en el 2013 un joven colombiano dedicado al arte urbano del graffiti fue asesinado por policías en Miami, EEUU, causando una ola de rechazo al uso de estas armas por parte de las autoridades.

A pesar de la letalidad de las taser, varios políticos colombianos como Francisco Santos han propuesto dotar a la fuerza pública con estas armas para reprimir a los estudiantes en las manifestaciones. Sin embargo, la ciudadanía se ha levantado en rechazo de estas medidas previniendo casos de abusos y homicidios por parte de las autoridades.

Por el momento, la ciudadanía rechaza el homicidio perpetrado por los policías en el barrio Santa Cecilia de Bogotá.

David Flórez señaló en twitter: “Repitan conmigo no es abuso policial es homicidio. No es abuso policial es homicidio. No es abuso policial es homicidio. No es abuso policial es homicidio”

César Pachón puntualiza: “Cuando veo el video de los policías asesinando a Javier lo único en lo que hoy pienso es en la pobre familia viéndolo. A los medios le pido el favor de informar sin eufemismos, sin frases como: “murió luego de ser detenido”. Justicia real. Que no pase como con Dylan Cruz”

Adendum:
Con este crimen la Policía Nacional de Colombia dejó dos niños huérfanos. La concejala de Bogotá por la Unión Patriótica Heidy Sánchez Barreto denunció:

El Coronel de la Policía viene a decir que el señor tuvo “una complicación de salud”. Cuánto cinismo en una sola frase. ¡Lo asesinaron señor! ¡Lo asesinaron! ¡Lo asesinaron!”

“Creo que hay que cambiar estructuralmente la escuela de formación que tiene hoy la Policía Nacional. No podemos seguir con una Policía que viene formada de la escuela de las Américas, que aún practica formas de tortura para reducir”.

“Brutalidad policial, abuso de poder, exceso de la fuerza, etc, ese es el modus operandi de la Policía para “proteger” a la ciudadanía. Cambiar estructuralmente la escuela de formación es más que necesario”

“No son casos aislados, este vil asesinato, se suma a casos de abuso sexual, de sobornos para no poner multas, de golpes a la población trans, a vendedores informales, a las personas que desalojan, de lesiones personales graves, entre otros! ¡No más abuso!”

“No son manzanas podridas (…) incluso ha habido acceso carnal violento por parte de la fuerza pública. ¡A Javier Ordóñez lo mataron!”

Los policías ofendieron, patearon y descargaron sus pistolas taser durante dos minutos a Javier Ordóñez, quien se encontraba desarmado e indefenso.

Según las declaraciones de una de sus familiares al Diario “La Libertad” los uniformados ya conocían al abogado, ella señaló “llegan diciéndole ahora si me lo llevo, entonces, Javier Humberto le contesta a la policía impongan la multa que yo la pago, y de una vez se van en su contra con la pistola taser”.

Como se observa en el video cuando estaba sometido en el suelo por los dos agentes él pide que paren “por favor”, pero quien manipula la pistola de descargas eléctricas continúa realizándolas sin importar su súplica y la de los habitantes del sector que realizan las grabaciones del procedimiento.

Luego, esposado es conducido por una patrulla al CAI más cercano, donde “se agravó” y fue remitido al centro de Salud de Engativá, al sur de la capital, pero allí llegó sin signos vitales.

La Junta Directiva Nacional de la Asociación de Abogados Laboralistas de trabajadores de Colombia manifestó su repudio y censura “al brutal asesinato” por parte de miembros de la Policía Nacional “que ha conducido a destrozar una familia, dejando huérfanos a dos pequeños hijos” y agregan:

“El pueblo colombiano urge una Fuerza Pública democrática, civilizada, instruida en los Derechos Humanos, respetuosa de la clase popular y garante del respeto a la vida, integridad personal y derechos de toda la población”

“Expresamos nuestras condolencias a la familia, compañeros y amigos del colega asesinado y abogamos para que haya sanción contra los asesinos e Institución Policial, por el daño antijurídico causado, que constituye una expresión del proceder brutal y salvaje contra la clase popular”

Con información de cuartodehora.com y diariolalibertad.com