Londres, 8 sep (Prensa Latina) La jueza británica a cargo del juicio de extradición de Julian Assange a Estados Unidos advirtió hoy al fundador de Wikileaks que lo sacará de la corte si vuelve a interrumpir a un testigo desde el banquillo.

Entiendo que durante el curso de este proceso usted escuchará muchas cosas con las que no está de acuerdo, pero si interrumpe a un testigo, tengo potestad para continuar el juicio sin su presencia, le aseveró la magistrada Vanessa Baraitser al acusado.

Quién es la jueza que decide el caso de Julian Assange? https://t.co/edGKJjT59J — escombrem-los (@escombrem) September 8, 2020

Aunque los periodistas que siguen la audiencia por control remoto no escucharon las palabras pronunciadas por Assange, uno de los activistas que se encuentra en la sala del tribunal de Old Bailey escribió en Twitter que el periodista australiano gritó ‘eso es un disparate’.

El exabrupto que motivó la interrupción momentánea del juicio y la advertencia de la jueza ocurrió cuando el representante de la fiscalía estadounidense le aseguró a un testigo de la defensa que el fundador de Wikileaks no era requerido por Estados Unidos por publicar información clasificada, sino por revelar nombres de informantes del Ejército norteamericano en Iraq y Afganistán, y poner sus vidas en peligro.

El primer testigo citado a declarar este martes por el equipo legal del periodista australiano fue el abogado anglo-americano Cliver Stafford-Smith, quien afirmó que las filtraciones de documentos secretos de la diplomacia y los militares norteamericanos publicados por Wikileaks le ayudaron a ganar muchos casos para sus clientes.

Citó como ejemplo las revelaciones sobre los ataques con drones perpetrados por Estados Unidos en Pakistán y las torturas que se cometían en el centro de detención ubicado en la base estadounidense de Guantánamo.

La justicia norteamericana busca la extradición de Assange para juzgarlo por 17 cargos relacionadas con violaciones de la ley de espionaje y uno por piratería informática, que en total conllevan una sentencia a 175 años de cárcel.

El juicio para decidir si es entregado a Estados Unidos se reanudó la víspera en el tribunal londinense de Old Bailey, luego de una demora de varios meses debido a la pandemia de Covid-19.

Al igual que en la primera parte del proceso iniciado en febrero pasado, el ciberactivista, quien está encerrado en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh desde que fue arrestado en la embajada de Ecuador en Londres en abril de 2019, asiste al proceso en su contra desde un cubículo encristalada al fondo de la sala, custodiado por dos guardias de seguridad, y sin tener contacto directo con sus abogados.

El juicio de extradición podría durar hasta tres semanas, y es muy probable que la parte perdedora apele el veredicto.

jcm/nm