Beijing, 20 ago (Prensa Latina) China anunció hoy la suspensión del tratado de asistencia judicial que mantenía Hong Kong con Estados Unidos, cuyo gobierno unilateralmente abandonó ese y otros dos convenios en represalia por la implementación de la ley de seguridad. Al informar la medida, Zhao Lijian, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, urgió a Washington a dejar la apuesta por decisiones erróneas y no entremeterse más en los asuntos de índole interna.
Este miércoles la Casa Blanca informó el cese de los convenios con Hong Kong que procuraban la entrega de fugitivos, el traslado de los prisioneros condenados y exenciones fiscales recíprocas sobre los ingresos del transporte marítimo internacional.

El gobierno de la región administrativa especial condenó ese paso, tras denunciar que Washington busca así usarla como peón para exacerbar los problemas con China.

La Casa Blanca –precisó- irrespetó el multilateralismo y los pactos negociados con buena fe, para el beneficio de los pueblos y negocios.

Llamó a la comunidad internacional a oponerse a movimientos como ese, mientras defendió la soberanía de China sobre Hong Kong y los propósitos de la ley de seguridad para fortalecer el principio de Un país, dos sistemas.

Tras la entrada en vigor de dicha norma, Estados Unidos frenó el estatus preferencial al territorio sureño y cambió los acuerdos bilaterales que permitían suprimir visados, mantener una moneda indexada al dólar y políticas favorables a los negocios, aranceles y protecciones mercantiles.

En tanto, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Reino Unido, Alemania y Francia interrumpieron de forma unilateral e inmediata sus respectivos tratados de extradición con la llamada Perla del Oriente.

Incluso, Ottawa y Londres detuvieron la exportación de equipos militares considerados sensibles, y el Ejecutivo británico fue más allá al anunciar un plan para acoger y beneficiar con permiso de residencia a portadores del Pasaporte Británico de Ultramar.

En respuesta, China anunció en días recientes la suspensión de los referidos pactos de tratado de extradición entre Hong Kong y todas esas naciones, y les advirtió que con sus acciones violaron las normas y leyes básicas que rigen las relaciones internacionales.

Deploró el uso de la ley de seguridad nacional como excusa para socavar los intercambios bilaterales y politizar la cooperación judicial, tras remarcar tolerancia cero a cualquier tipo de presión al respecto o intento de injerencia extranjera.

jf/ymr