Caracas, 5 jun (Prensa Latina) El gobierno de Venezuela adopta hoy medidas y estrategias para evitar el desvío del combustible subsidiado en las unidades de servicio público, informó el ministro de Transporte, Hipólito Abreu.

A través de las mesas de seguimiento se evalúan los mecanismos de supervisión y fiscalización en el país, con el objetivo de garantizar que el combustible sea utilizado para prestar el servicio público en las regiones y no para su contrabando, explicó Abreu en declaraciones al canal Venezolana de Televisión.

En tal sentido, manifestó que actualmente se realiza un estudio promedio del consumo en las unidades de transporte para cada una de las regiones y se supervisa de manera consensuada y estructurada el abastecimiento de gasolina.

De igual manera, expresó que aún no se ha planteado el ajuste de tarifas de pasajes para el transporte público, para lo cual se realizan evaluaciones de precios acordados, así como estructura de costos, con el fin de evitar el incremento del valor del pasaje en las diferentes rutas.

Abreu refirió por su parte, que la flexibilización de la cuarentena decretada por el gobierno nacional, con vistas a una normalización relativa de las actividades diarias en Venezuela, elevó las medidas de seguridad en la transportación de pasajeros; ‘el uso del tapabocas y de guantes es necesario, la prevención es tarea de todos’, puntualizó.

Enfatizó en que las unidades de transporte público deberán adoptar medidas de seguridad sanitarias, así como todas las previsiones necesarias para evitar que la cifra de personas contagiadas por la Covid-19 aumente.

Recordó a su vez que a los sistemas del metro y autobuses se les realiza una desinfección diaria para estilizar las zonas, a fin de evitar la propagación de la Covid-19, de la cual se registran hasta la fecha dos mil 87 contagios en el país sudamericano.

Desde el lunes último, el gobierno bolivariano comenzó a aplicar un nuevo esquema de comercialización de la gasolina, el cual permitirá superar las agresiones de Estados Unidos y atacar las mafias dedicadas al contrabando de extracción de combustible.

Abiertas desde las 06:00 hasta las 19:00 horas, más de mil estaciones garantizan el suministro de combustible subsidiado en el país, con un cupo mensual de 120 litros para vehículos automotores y 60 para las motos, a un precio de cinco mil bolívares (0,025 dólares) el litro.

Existe también una modalidad de pago, mediante la disposición de 200 estaciones de servicio de empresarios privados, en las cuales el precio del litro de gasolina está establecido en 0,50 dólares como marcador de referencia a los mercados internacionales.

jha/lrc/cvl