Comunicado del Consejo Nacional e internacional de la Comunicación Popular – Conaicop

Caracas.

Un grupo de mercenarios, a sueldo del imperialismo norteamericano, intentó atacar por mar a la República Bolivariana de Venezuela. El asalto fue repelido gracias a la vigilancia del poder popular organizado en la unión cívico-militar. Para desviar la atención del desastre causado por sus políticas neoliberales en esta pandemia, Donald Trump y su vasallo colombiano Iván Duque atacan a la Venezuela Bolivariana, que en cambio ha demostrado eficiencia y organización frente al coronavirus, porque ha puesto la salud del pueblo antes a los intereses del mercado.

El gobierno bolivariano denunció que uno de los mercenarios, lanzado en esta nueva operación de agresión, confesó ser un agente de la DEA, la agencia antidrogas de los Estados Unidos que, como la historia nos ha enseñado, es el principal accionista de todas las operaciones desestabilizadoras en América Latina y más allá.

La batalla entre dos modelos, el capitalista y el socialista, que tiene lugar en esta gigantesca operación de desenmascaramiento del capitalismo destacada por el coronavirus, no tiene cuartel. Requiere el uso de traidores a quienes la revolución ha hecho el honor de atribuir un papel, y que hoy se prestan como megáfonos a un sistema de explotación nefasto y en bancarrota.

Este ataque no es nuevo, así como las estrategias de agresión e invasión intentadas por el imperialismo norteamericano a través de sus agencias no son nuevas. Desde la victoria de Hugo Chávez en las elecciones del 6 de diciembre de 1998 hasta la actualidad, el imperialismo norteamericano ha activado la ansiedad golpista de la oposición venezolana en muchas ocasiones, para volver a tener bajo su control lo que siempre ha considerado como su propio patio trasero.

Casi sesenta años después de la invasión de la Bahía de Cochinos en Cuba, la Venezuela bolivariana está experimentando una agresión similar a la que, en abril de 1961, Estados Unidos desató contra la revolución cubana, por medio de gusanos anticastristas con sede en Miami. Sin embargo, la diferencia radica en la calidad de la guerra híbrida desatada después de la caída de la Unión Soviética.

Una guerra permanente y continua, que hace de la revolución bolivariana un laboratorio de prácticas y experiencias, útil para todos los pueblos que pretenden construir su propio futuro sin mordaza.

Ante la agresión imperialista, dijo el presidente Nicolás Maduro el 1 de mayo, dirigiéndose a las y los trabajadores, respondemos de esta manera: “trabajo, salud, fusil”.

El CONAICOP responde “Presente”. Toma partido en defensa de la revolución bolivariana y su presidente Nicolás Maduro y rechaza todas injerencias y agresiones extranjeras.

No al bloqueo economico-financiero de los Estados Unidos y de la Union Europea contra Cuba y Venezuela

Que viva el socialismo
Que viva la revolución mundial.
Leales siempres, traidores nunca
Rubén Suárez secretaria internacional
Alcides Martínez Secretaria general
Geraldina Colotti Secretaria Europa