ANDEPETROL  /28 ABRIL 2020 |PACOCOL.ORG|*

Colombia se ha convertido en la tumba más grande del mundo de líderes sociales asesinados, al igual que durante los dos gobiernos de Álvaro Uribe que fueron la tumba más grande del mundo de sindicalistas asesinados.

Este calificativo se lo han ganado estos dos gobiernos, el de Uribe y el de Duque, que son del Centro Democrático, partido político de la extrema derecha colombiana, siniestra, sectaria y sanguinaria.

Así los califican la opinión internacional y las organizaciones de Derechos Humanos internacionales.

El vocero de la alta comisionada de las Naciones Unidas en nota dirigida al gobierno el 24 de abril del 2020, expresa su profunda preocupación por la situación, particularmente en el departamento del Cauca, donde en los últimos días aumentó el desplazamiento de varias comunidades para proteger la vida.

La organización Somos Defensores denunció igualmente que en el primer trimestre de este año se registraron 62 homicidios contra líderes sociales, sumados a los más de 250 líderes que fueron ultimados en el año 2019, esto sin contar los más de 170 excombatientes de las FARC asesinados desde la firma de los acuerdo de paz.

En la semana que termino cinco (5) líderes sociales fueron asesinados, es decir se está produciendo una verdadera masacre contra el movimiento social.

Coincidencia o no, estos dos gobiernos del centro Democrático Uribe y Duque tienen las mismas características: mafiosos, corruptos y asesinos, que llenaron todas las dependencias del Estado con elementos en estrecha relación con los grupos paramilitares.

A Uribe y Duque los guía una misma ideología y pensamiento político, ambos igualmente entregados de patas y manos a los mandatarios norteamericanos.

Esta gigantesca persecución a muerte contra los líderes no es gratuita, ni es coincidencia, obedece a una estrategia de manipulación política del concepto de Estado.

Convierten adecuada y perversamente la noción de un Estado respetuoso del Contrato Social por un Estado protector de élites oligarcas, priorizando el concepto de Seguridad en todos los campos: político, social y económico.

Implementan toda una estrategia de eliminación social y si es el caso física de lo que ellos denominan enemigo interno, es parte de la política de consolidación de una táctica dirigida desde los Estados Unidos, que considera a los líderes sociales como enemigos del Estado, que también se prestan para la agresión contra Venezuela e involucrar a toda América Latina en una guerra.

El gobierno de Duque, está demostrado que no está interesado en parar este baño de sangre humilde y trabajadora. Mientras tanto la impunidad reina en toda la estructura judicial del estado y los asesinos se pasean por pueblos y ciudades sin ningún pudor.

Nuestra Asociación afiliada a la Confederación de Pensionados de Colombia (C.P.C.) es parte del movimiento social y como tal denunciamos esta aberrante masacre.

Nos sumamos al apoyo a las comunidades que continúan resistiendo la criminalidad oficial.

Mientras tanto frente a la emergencia sanitaria y la llegada del COVID-19 a Colombia, al analizar las medidas para combatir la pandemia, se nota a toda luz que ha podido más la presión de los gremios económicos y bancos privados, al aprovechar una serie de decretos emitidos conveniente y adecuadamente para su seguridad financiera, al no arriesgar en nada sus capitales y seguir lucrándose de los colombianos.

De igual manera, los prestamistas y especuladores internacionales le han ofrecido a Colombia más de 15.000 millones de dólares de préstamos para aumentar la deuda externa a costa del sufrimiento de toda la población.

El seguro del pago de la deuda externa, con absoluta seguridad será más ajuste estructural, la palabra favorita del neoliberalismo y del capital financiero internacional.

Muy seguramente Colombia estará inmersa en futuras y regresivas reformas de todo orden: tributarias, laborales, pensionales y a la salud, premonizadas desde antes de la aparición de la pandemia.

Adicional, este gobierno desea continuar garantizando la lógica capitalista y neoliberal de priorizar la economía antes que la vida, en contra de las recomendaciones de las organizaciones médicas y científicas colombianas y extranjeras que han expresado su desacuerdo con levantar la cuarentena, además de organizaciones políticas y sociales, en especial el Comité Nacional del Paro y las organizaciones de los trabajadores de la salud.

2. La Pandemia al Interior de ECOPETROL

En lo que se refiere a Ecopetrol, en nuestro último boletín de abril 20 del presente año decíamos que reclamamos a los servicios médicos de Ecopetrol, medidas eficaces y concretas de acuerdo a las recomendaciones de la O.M.S. y organizaciones médicas y científicas colombianas, porque la economía debe estar supeditada a la vida. No debe ser al contrario.

Nuestras recomendaciones para implementar en la prestación del servicio médico, realizadas en comunicaciones y boletines anteriores, no han tenido la mínima respuesta.

Seguimos insistiendo y reclamando que los servicios de salud de Ecopetrol publiquen diariamente las estadísticas referentes al COVID -19, al interior de Ecopetrol: contagiados, recuperados, edad, género, activos, pensionados, sustitutos, etc.

Sin embargo en ningún medio oficial de Ecopetrol, se muestran estadísticas. Tenemos derecho a saber cómo impacta la pandemia a todos los derechos habientes del sistema de salud de Ecopetrol. ¿O es que se oculta algo?

Tenemos algunas informaciones, que están sujetas a validación por parte de la División Médica, hay personas contagiadas pensionadas y trabajadores en diferentes partes del país.

Los canales de comunicación de los pensionados con los servicios de salud de Ecopetrol están cerrados. La impresión es que, el médico Francisco de Paula Gómez gerente de estos servicios o no sabe que es el diálogo, o es enemigo de una población que sobrepasa las 12.000 personas, o sencillamente sigue creyendo que nuestros derechos son un regalo. NO, MÉDICO usted está equivocado, aquí hay derechos adquiridos en duras batallas sociales desde hace más de 90 años de existencia de la Unión Sindical Obrera y Ecopetrol.

Al presidente de Ecopetrol ingeniero Felipe Bayón también le solicitamos acción frente a nuestra peticiones y solicitudes, usted es el jefe del médico Francisco de Paula.

Igualmente, llamamos a todas la Asociaciones de Pensionadas de Ecopetrol a formar un gran frente de unidad por la defensa de nuestros derechos, contra la política privatizadora de Ecopetrol, porque esta empresa esté al servicio de los colombianos y contra la política de mentiras del actual gobierno. Los invitamos a no guardar silencio frente a la situación actual.

(*)Asociación Nacional de Pensionados Petroleros de Colombia ANDEPETROL

Abril 27 de 2.020