Wilfer Orlando Bonilla. Centro de Estudios Económicos y Sociales (CEES)

 Desde finales del año 2018 se ha difundido con fuerza en los medios de comunicación la inminente invasión militar de Venezuela por parte de Estados Unidos junto a una coalición con Colombia y posiblemente Brasil. A pesar de haber logrado un alto grado de aislamiento político del Gobierno Bolivariano en el conjunto de 50 países la intervención no ha ocurrido. ¿Por qué?, ¿no es acaso la fuerza militar de EEUU una potencia leviatán imposible de bloquear?. En el transcurso de este artículo se valorarán los límites estratégicos y tácticos que han impedido que la invasión militar a Venezuela se concrete.

Al observar la cartografía dibujada por EEUU con sus invasiones, agresiones, asedios y presencia militar durante estas dos últimas décadas[1] podemos concluir que la regularidad y características de estas acciones estaban sustentadas en la doctrina del Nuevo Siglo Americano y la cartografía de Thomas Barnett sobre el nuevo orden mundial[2].

Esta doctrina y cartografía del nuevo orden mundial propone dividir al mundo en dos franjas, la del núcleo o potencias capitalistas centrales, más algunas emergentes como China, Rusia, Brasil, Sudáfrica, Chile y Argentina. La otra sería la Brecha, donde estarían el resto de pueblos del tercer mundo ricos en materias primas. Se debe avanzar en llevar a ellos el caos[3], mantenerlos en él, destruir sus instituciones y estimular la guerra perpetua en su territorio mientras se aseguran las zonas de alto valor en recursos dentro de estos países; no se busca el cambio de uno u otro gobierno se pretende la destrucción total de los Estados y la fragmentación cultural, económica, política y territorial de sus poblaciones. EEUU como promotor de este caos controlado se erige en el único medio de acceso de los países del núcleo a la obtención de los recursos de la franja. Se trata de crear el nuevo gobierno del mundo regido desde la supremacía y postura absolutista de EEUU. La pretensión es clara, regresar al estado de naturaleza Hobbesiano, llevar el mundo a tal grado de confrontación que haga urgente la elección de un soberano a quien atribuirle poderes absolutos con el propósito de garantizar el orden.

El analista internacional Thierry Meissan ha desentrañado la fundamentación de esta concepción, al respecto afirma:

“La destrucción de las estructuras estatales equivale a regresar a los tiempos del caos, concepto ya enunciado por Leo Strauss pero al que Barnett confiere un sentido nuevo. Para el filósofo judío Leo Strauss, después del fracaso de la República de Weimar y la Shoa (el Holocausto), el pueblo judío no puede seguir confiando en las democracias, así que la única vía que le queda para protegerse de un nuevo nazismo es instaurar su propia dictadura mundial –claro, ¡en aras del Bien! Para eso tendrá que destruir algunos Estados que oponen resistencia, hacerlos retroceder a la era del Caos y reconstruirlos según nuevas leyes.” [4]

A la par que Estados Unidos se ha desplegado como fuerza leviatán en el medio oriente cumpliendo los designios del “Nuevo Siglo Americano”, también avanzó en la agresión a Venezuela como parte de esta estrategia. Sin embargo el avance norteamericano ha sido contestado por Siria, logrando obstaculizar su trazo y avance estratégico, a la par que sienta un precedente para la resistencia Venezolana. Estados Unidos ha sido derrotado en Siria, Venezuela reúne idénticos factores geomilitares que nos permiten afirmar que en la patria de Chávez y Bolívar EEUU también fracasará.

La cara que ha plantado Siria en el medio Oriente, la pone Venezuela en América Latina, condiciones particulares de la configuración del proceso revolucionario venezolano hoy atascan a EEUU para consumar la agresión militar directa. Es necesario reconocer el inmenso avance que EEUU ha obtenido en su agresión contra Venezuela, logró imponer su significado y aislar políticamente a Venezuela en un amplio sector de la opinión pública internacional, alineo 50 países para desconocer al gobierno del presidente Nicolás Maduro y reconocer al artificial gobierno de Juan Guaidó, cuenta con una fuerza abrumadora desde el comando sur y la cuarta flota con la cual agredir a Venezuela y ha contado con un plan explícito de agresión militar operado por el comando sur desde el Caribe y Colombia.

Pero Estados unidos no ha intervenido militarmente en Venezuela aunque sus capacidades militares le permiten una inmensa operación de ingreso al escenario de confrontación. El problema que ha tenido y no ha podido resolver es como salir del espacio de batalla que se abriría, no ha resuelto como cerrar el desborde territorial y temporal de este conflicto bélico. Al respecto es esclarecedora la postura del asesor del Pentágono Thomas Barnett sobre los espacios de acción militar, transición y paz.

Según Tomas Barnett[5] no es problema acceder a los espacios de batalla, no hay ninguno al que EEUU no pueda ingresar, el problema es acceder a los espacios de transición y luego poder crear el espacio de paz como poder de permanencia, lo cual implica legitimidad con los locales. En esta dirección EEUU cuenta en Venezuela con una oposición fragmentada y sin poder interno, mientras la cohesión de las Fuerzas Militares Bolivarianas han resistido una y otra prueba, a la par la población se incorpora decididamente en los cuerpos de milicias elevando el número a dos millones de combatientes, el Chavismo en su conjunto se moviliza activamente en actos de calle creando un espacio sustancial de rechazo a la postura imperial de intervención.

Otro problema para la intervención militar a Venezuela es el fortalecimiento del país en las capacidades tecnológico militares que le permiten crear un amplio escudo de anti acceso y denegación de área el cual es conocido como estrategia A2/NA. Al respecto cabe señalar que:

“Estas estrategias implican la capacidad de limitar la libertad de movimiento de una potencia militar competidora en espacios cercanos o contiguos al área de interés propia. No implica proyección de poder sino –de máxima- anular, o –de mínima- limitar, la capacidad de acceso del otro. Militarmente implica generar una interrupción sostenida de las operaciones militares o incrementar sensiblemente el costo de las mismas.” [6]

Poseer la capacidad de negación del espacio aéreo implica disponer de sistemas defensivos antiaéreos y de combate aéreo que impida a un oponente ganar el comando de dicho espacio. El sistema de anti acceso y denegación de área operado por un país como Venezuela cumple un papel disuasivo y afecta el cálculo estratégico de EEUU. Incrementa la incertidumbre sobre las probables e inaceptables pérdidas o costos políticos, militares, humanos y financieros que tendrían que asumir ante el bloqueo o limitación de una operación de ataque aéreo o misilística.

Las capacidades Venezolanas en A2/NA, exigirían a las fuerzas Norte Americanas y su coalición intervencionista operar con su infantería sin el apoyo de la fuerza aérea. En el contexto de Irak y Afganistán no han tenido este problema, sin embargo en Siria donde Rusia al igual que en Venezuela ha desplegado su tecnología de escudo antiaéreo Antey-2500-S300 y S400, más el sistema de gestión automatizada del espacio aéreo Polyana D4M1, si ha representado un problema para la aviación de EEUU e Israel, “sus vuelos disminuyeron de manera instantánea en un 80% a principios del 2018 una vez el sistema fue instalado”[7].

Los componentes del escudo de anti acceso y denegación de área S300, son las siguientes:

  • Un radar de largo alcance registra objetos y envía la información al vehículo de mando, que evalúa los objetivos potenciales.
  • El objetivo es identificado y el vehículo de mando ordena el lanzamiento del misil.
  • Los datos de lanzamiento se envían al vehículo de lanzamiento mejor situado y se lanzan misiles tierra-aire.
  • El radar de combate ayuda a guiar los misiles hacia el objetivo[8]

En referencia a las características de este sistema, el experto Igor Korótchenko ha precisado:

“En términos de eficacia de combate, los sistemas S-300 y especialmente los S-400, superan a los Patriot estadounidenses… El eventual agresor se enfrentará con un sistema de largo alcance destinado a proteger grupos de tropas e instalaciones militares, tratándose de uno de los mejores sistemas antiaéreos en el mercado mundial de armas”. [9]  

El complemento del sistema S300, denominado red de gestión automatizada del espacio aéreo Políana D4M1 es explicado por el experto militar Valentin Vasilescu para el contexto Sirio, el cual en términos de capacidades y despliegue operativo de la estrategia A2/NA es el mismo para Venezuela:

“La red de gestión automatizada del espacio aéreo Polyana D4M1 incluye además los sistemas ‎‎Krasukha-4 de intercepción de las señales de los radares terrestres, de los aviones de vigilancia y ‎control radioelectrónico AWACS y de las aeronaves de reconocimiento con o sin piloto. La red ‎utiliza también los sistemas Zhitel R-330ZH, que interceptan las señales entrantes o salientes de ‎los dispositivos de navegación NAVSTAR (GPS), dispositivos utilizados por los medios de ataque ‎‎(aviones, helicópteros, misiles crucero, bombas guiadas, etc.).‎

Cuando ‎un radar en Siria detecta un objetivo aéreo, el sistema automatizado Polyana D4M1 muestra ‎esa información en todos los radares de detección y sistemas de direccionamiento de todos los ‎aviones y de toda la artillería antiaérea siria y rusa. Ya identificados, los objetivos aéreos ‎enemigos son automáticamente designados para su derribo. Ese sistema automatizado hace ‎incluso que los misiles antiaéreos sirios de la época soviética (S-200, S-75, S-125, etc.) sean ‎casi tan precisos como los S-300.” [10]

La disposición del escudo antiaéreo y despliegue de las capacidades de anti acceso y denegación de área en Venezuela representa un problema militar y de gran peso disuasivo para EEUU, su línea de ataque desde el caribe con porta aviones y destructores tendrían que enfrentar el sistema de anti acceso y denegación de área, viendo interceptados sus misiles y aviones en un radio de 250 kilómetros con el sistema S-300 y BukM2[11] desde la costa Venezolana. La república Bolivariana de Venezuela cuenta con el poder de destruir la flota naval de la fuerza de agresión de EEUU si ingresa al radio de exclusión, para eso desplegaría el sistema de defensa costera P400-Bastión[12] equipado con misiles hipersónicos ONIX, también el avión Caza Sukhoi Su-30 cuenta con misiles antibuque supersónicos KH-31[13].

El sistema anti acceso A2/NA cumple un papel central en la defensa de la frontera occidental y sur Venezolana. El escenario de la intervención por la frontera con Brasil tiene la dificultad para EEUU que si bien el presidente Jair Bolsonaro se ha mostrado dispuesto, las fuerzas militares Brasileñas y un amplio sector de su empresariado han bloqueado esta implicación. No ha ocurrido igual con Colombia, el presidente Ivan Duque y sus fuerzas armadas participaron con miembros del Pentágono en reuniones de evaluación de este escenario, si bien Colombia se niega a intervenir si a la par no lo hace Brasil, de llegar a darse la agresión a Venezuela desde Colombia el escenario de desenlace sería catastrófico para el país neogranadino y EEUU.

El anti acceso y denegación de área del sistema desplegado en diversos puntos de la frontera Colombiana no solo obstruiría o limitaría la navegación aérea dentro o hacia el espacio territorial Venezolano, sino que el radio de 250 kilómetros que abarca, bloquearía completamente las operaciones de la aviación militar Colombiana 250 kilómetros dentro de Colombia, lo que supone la anulación del control y comando del espacio aéreo de toda la zona del amazonas, la Orinoquía, los llanos, los Santanderes, Cesar y la Guajira Colombiana.

Mientras tanto los modernos aviones Sukhoi Su-30 Venezolanos[14] podrían desplegarse en esta área Colombiana aniquilando las bases y posiciones de infantería EEUU-Colombia, abriendo espacio para que las divisiones de tanques T72-B1[15], las unidades de helicópteros MI-35M[16], las divisiones de artillería ZU-23-2[17], 1S-125 Neva/Pechora[18], BM-30 Smerch[19], Obus 2S19 “MSTA-S[20], junto a su infantería dotada de artillería ligera Igla-S[21] se desplieguen libremente copando posiciones sustanciales.

Así mismo, los Sukhoi Su-30 tendrían la capacidad de incursionar en el espacio profundo Colombiano llegando a su capital y a todo el país con la misión de destruir infraestructuras vitales, por ejemplo carreteras, refinerías, equipamientos militares, centros económicos y puentes que partirían el país en pedazos y atascaría cualquier reacción de sus fuerzas militares. Este escenario es posible por el alto grado tecnológico puesto en operación por Venezuela y el atraso técnico militar de Colombia para una guerra convencional, su ejército y aviación han sido aplicadas a una guerra contrainsurgente por 50 años, pero no cuenta con capacidades de escudo antimisiles y antiaéreo. Su aviación adolece de un atraso lamentable para enfrentar misiones de combate contra los Sukhoi Su-30; es impensable para Colombia asumir una reconversión tecnológica militar que equilibre sus capacidades, porque implica un ciclo medio de años y el costo financiero es astronómico, el mismo EEUU no parece dispuesto a financiar tal desarrollo y tampoco cuenta con estas capacidades en sus 9 bases militares desplegadas en Colombia.

La política defensiva y no agresiva de Venezuela, solo materializaría este escenario en un contexto de aventura militar contra la nación Venezolana por parte de EEUU y la oligarquía Colombiana. Sin embargo desde ya el escenario es altamente disuasivo a la intención hostil de la coalición EEUU-Colombia.

Finalmente agreguemos que la ventaja táctico militar de EEUU estaría en sus misiles de crucero Tomahawk con un alcance de 2500 kilómetros y con una velocidad de 800 kilómetros por hora, su ofensiva militar debería disparar una cantidad abrumadora de Tomahawk para intentar saturar el sistema anti aéreo venezolano. Sin embargo la experiencia Siria en el ataque del año 2018 por parte de EEUU nos permite señalar una relación de interceptación en la que los sistemas antiaéreos sirios interceptaron 71 de los 103 misiles Tomahawk lanzados.

Por su parte Venezuela a pesar del alto grado de desarrollo técnico militar, centra su estrategia de defensa no en la confrontación de fuerzas convencionales, estas cumplen el papel de disuadir, o asestar un daño insoportable al enemigo a la par que retrasa el tiempo de su avance, mientras la resistencia nacional se despliega en el marco de la estrategia de guerra de todo el pueblo, guerra en la que la infantería de EEUU y Colombia quedarían atascadas a la par que la confrontación desbordaría las fronteras nacionales   transformándose en una guerra regional.

Los juegos de guerra son hoy una realidad entre EEUU y Venezuela. La frontera occidental, Sur y del mar Caribe Venezolano se han convertido en un área de valor geomilitar equiparable al medio Oriente, el estrecho de Ormuz entre Irán y Arabia Saudita, el este de Ucrania o el mar de la China. Aquí se despliegan intereses de ataque o defensa que desbordan el carácter de un conflicto regional. Estados Unidos lee este contexto como parte de la disputa central enunciada en su nueva política de defensa, donde el Pentágono a partir del año 2018 excluye la visión de orden mundial y gobierno el mundo defendida por Barnett, Wolfowitz y todos los fanáticos impulsores del caos controlado y la destrucción de la brecha o países no integrados.

Ahora la hegemonía dentro del Pentágono y la Casa Blanca la asumen las fuerzas conservadoras para quienes no es el artificio del terrorismo la amenaza central, para ellos la guerra fría nunca terminó y en consecuencia China y Rusia en orden de importancia significan la amenaza central a la seguridad de Estados Unidos, mientras que los “regímenes deshonestos”[22] (Irán, Siria, Corea del Norte, Venezuela, entre otros) expresan el alineamiento geomilitar con estas dos potencias y en consecuencia cualquier línea de agresión hacia ellas se enmarca en el propósito estratégico señalado por la nueva política de defensa llamado “Competición Estratégica”[23].

Esta apreciación estratégica si bien coloca a Venezuela como un territorio fundamental de disputa para el imperialismo, frustra o atasca su intención hostil porque su primer golpe debe ser muy bien calculado, no solo en términos de la respuesta defensiva Venezolana sino en el grado de implicación probable de China y Rusia en un escenario de batalla abierto por EEUU en Venezuela y su desborde a los demás países limítrofes. La presencia Rusa en Siria y Ucrania, su apoyo a las capacidades defensivas Iraníes, Turcas y Venezolanas permiten comprender que este país está dispuesto a recuperar su lugar de potencia geomilitar en el contexto mundial; China por su parte tendría una implicación más discreta pero firme y decidida.

Digamos finalmente que durante el asedio desarrollado a lo largo de todo el año 2019 la amplificación sobre la probable intervención militar fue permanente, sin embargo Estados Unidos no movilizó en este período ni un solo contingente de importancia estratégico militar, toda la estrategia estuvo encuadrada en la línea de las operaciones sicológicas tratando de obtener una ilusoria victoria barata al propiciar el pánico en los militares venezolanos y llevarlos al respaldo de Juan Guaidó y la táctica de gobierno paralelo. El tiempo vino a constatar la sentencia del analista Jorge Verstrynge, el cual ha afirmado “Los Estados Unidos ya sólo son capaces de ‘microconflictos teatrales’, o sea, de cosas poco serias en materia militar.” [24]

Al cierre de este momento de contrarevolución visibilizado como el “el gobierno interino de Juan Guaidó, es claro que Estados Unidos no activó en esta coyuntura la intervención militar, no porque no quiso, sino porque no pudo. La reconversión de las destrezas militares venezolanas iniciadas por el comandante Hugo Chávez desde el año 2010 ha permitido contar con una estrategia de guerra de todo el pueblo ligada a un despliegue y aprestamiento operacional, humano y tecnológico que hoy opera como disuasión a la agresión imperial. Es fácil para EEUU comprender el elevado costo que tendría que pagar ante una agresión militar.

EEUU no intervendrá directamente, trabajará sin embargoN por mercenarizar la agresión. Pero si vienen, si el imperio y sus lacayos Latino Americanos se hacen flota invasora, el pueblo de Bolívar y Chávez los estará esperando. Al igual que Cuba, Venezuela se ha convertido en una referencia moral de lucha contra el imperialismo, ni el hambre, ni las privaciones materiales, ni el acoso militar, han doblegado la moral y aprestamiento para el combate del pueblo. Hemos visto la derrota uno tras otro de los planes contra la institucionalidad Venezolana, en todo momento ha sido la construcción simbólica del Chavismo como identidad política el factor decisivo para presentar un frente de batalla unificado, esta identidad ha pasado la prueba de la historia, sus bases no son de arena.

 NOTAS

[1] Los 7 países en los que Estados Unidos oficialmente realiza operaciones militares. BBC NEWS.2018: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-43438533

[2] Barnett Thomas. El Nuevo Mapa del Pentágono: Guerra y Paz en el Siglo XXI.2003. Youtube: (https://www.youtube.com/watch?v=hg7pZi6peD4&t=171s) / Ver también Thomas Barnett. Por qué el Pentágono cambia sus mapas. 2003 Recuperado de: https://www.esquire.com/news-politics/a1546/thomas-barnett-iraq-war-primer/

[3] Mann Steven. Teoría del caos y pensamiento estratégico. Parámetros (US Army War College Quarterly,Vol.XXII, Otoño 1992. Recuperado de: https://archive.org/stream/1992Mann/1992+mann_djvu.txt / Ver original en inglés: https://pdfs.semanticscholar.org/2d4c/edff480f9962dedd7bd4997f4b7a29e25276.pdf

[4] Meyssan Thierry. El proyecto militar de Estados Unidos para el mundo.2017. Recuperado de: https://www.voltairenet.org/article197560.html

[5] Barnett Tomas. Nueva Estrategia Militar Del Pentágono­. . Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=d3xlb6_0OEs

[6] Battaleme Juan. Las estrategias de negación de espacio y anti acceso.2015. Recuperado de: https://www.semanticscholar.org/paper/Cambiando-el-status-quo-de-la-geopol%C3%ADtica-el-acceso-Battaleme/ecfd52bf1690997c8e0cae59dd523f6e1ec1cc33

[7] Episkopos Mark . El S-300 de Rusia contra la Fuerza Aérea Mortal de Israel: ¿Quién gana?. 9 de febrero 2019. Recuperado de: https://nationalinterest.org/blog/buzz/russias-s-300-vs-israels-deadly-air-force-who-wins-44117

[8] Cuán poderoso es el sistema S-400 que Rusia tiene en Siria y que es la “pesadilla de los pilotos”. BBC NEWS. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-40342765

[9] Korótchenko Ígor. Director revista Natsionalnaya Oborona (Defensa Nacional) y el Centro de Análisis de Comercio Mundial de Armas. Citado por Spuknik News: https://mundo.sputniknews.com/defensa/201810191082838756-entrega-de-s-300-a-siria/

10 Vasilescu Valentin. Experto militar. Ex comandante adjunto del aeropuerto militar de Otopeni. .¿Por qué Estados Unidos sale corriendo ‎ahora de Siria?‎.Red Voltaire,2018. Recuperado de: https://www.voltairenet.org/article204442.html

11 Sistemas antiaéreos Pechora y Buk en los Ejercicios Zamora-200. Ver enhttps://www.youtube.com/watch?v=TbN0QXBlNpA

[12] Sistema defensa costera P-400 “Bastion”. Ver en: https://www.youtube.com/watch?v=kP-GVIs8bdg

[13] Un caza venezolano Su-30MK2V lanza un misil antibuque supersónico Kh31, ver en: https://www.youtube.com/watch?v=qvyHV3pO17s

[14] Jakob Oréjov .8 Cosas que no sabías del caza Su30, Russia Beyond: https://es.rbth.com/technologias/83497-cosas-caza-su-30-venezuela

[15] Tanques T-72. Ver en: https://www.youtube.com/watch?v=8xLOBU9kh_Q

[16] Helicóptero ruso MI-35M muestra sus capacidades, ver en: https://www.youtube.com/watch?v=44XyOaG9mws

[17] ZU 23-2. Ver en: https://www.youtube.com/watch?v=T2f2e8eYGTE

[18] ‘Pechora-2M’, Ver en: https://www.youtube.com/watch?v=M1HK61SqMmU

[19] BM-30 Smerch.Ver en: https://www.youtube.com/watch?v=XyS8S-bPhSE

[20] Obus 2S19 “MSTA-S, Ver en: https://www.youtube.com/watch?v=F-_4C3tcJ4g

[21] Misil IGLA-S. Ver en: https://www.youtube.com/watch?v=f7Ym4-l_vD8

[22] Definidos así por Estados Unidos en su Estrategia de Defensa Nacional 2018

[23] Mattis James. (2018). Resumen de la Estrategia de Defensa Nacional 2018 de los Estados Unidos de América. Departamento de Defensa . Recuperado de https://dod.defense.gov/Portals/1/Documents/pubs/2018-National-Defense-Strategy-Summary.pdf

[24] Verstrynge Jorge. La guerra periférica y el islam revolucionario; orígenes, reglas y ética de la guerra asimétrica. Ediciones Viejo Topo. Año 2005 / Ver también: Frente al imperio (guerra asimétrica y guerra total) Jorge Verstrynge Rojas (UCM) y Gema Sánchez Medero (UCM). En https://aecpa.es/files/congress/7/actas/area06/GT27/VERSTRYNGE-ROJAS-JorgeySANCHEZ-MEDERO-Gema(UCM).pdf