Moscú, 2 mar (Prensa Latina) El presidente Vladimir Putin negó hoy la intención de guerrear con otras naciones, pero destacó la formación de un fuerte poder defensivo nacional para que a nadie se le ocurra nunca agredir a esta nación.

Estados Unidos intentó crear una sombrilla antimisil en todo el orbe para contar con la oportunidad de lanzar un ataque nuclear, sin riesgo de una respuesta, con lo cual viola el principio de la estabilidad estratégica, recordó Putin en una entrevista a la agencia TASS.

Nuestro país siempre tuvo la tarea de alcanzar al desarrollo bélico de Estados Unidos, como lo fue cuando surgió la bomba atómica, cuando aparecieron los portadores o misiles más potentes. Ahora contamos con armas que no tiene otros y eso ocurre por primera vez, apuntó.

Como parte de la serie 20 preguntas con Vladimir Putin, el jefe de Estado aclaró que los armamentos nuevos, incluidos los cohetes hipersónicos (Kinzhal y Avangard), pueden burlar cualquier defensa antimisil y con ello garantizar la estabilidad estratégica en el orbe.

El mandatario ruso consideró que sería un error de Estados Unidos su intención de negarse a prorrogar el Tratado de Reducción y Limitación de Armas Estratégicas Ofensivas, firmado en 2010 y vigente hasta febrero de 2021.

Durante su entrevista para la agencia TASS, Putin afirmó que el presidente estadounidense, Donald Trump, se quejó de los grandes gastos militares, aunque acto seguido el jefe de la Casa Blanca estimó que eran necesarios, reveló el estadista ruso.

El Pentágono prevé contar con un asignación de 740 mil millones de dólares en 2020, mientras que Rusia aplica una política de gastos relativamente modestos para garantizar una defensa efectiva, indicó la televisión capitalina.

Rusia se encuentra en el séptimo lugar a nivel mundial en cuanto a gastos militares, superada por Estados Unidos, China, Arabia Saudita, Reino Unido, Francia y Japón. Pero además nuestros desembolsos bélicos se reducen cada año, mientras los de otras naciones crecen, aseguró Putin.

Al respecto recordó que en 2000 las fuerzas armadas rusas contaban con un millón 300 mil uniformados, cuyo armamento moderno llegaba a apenas el seis por ciento.

En estos momentos, Rusia cuenta con cerca de un millón de hombres sobre las armas, pero con un armamento modernizado a casi el 68 por ciento, afirmó el jefe de Estado, en referencia al desarrollo alcanzado por las fuerzas armadas rusas en las últimas dos décadas.

La Fuerza Aeroespacial pone en la guardia combativa a los bombarderos Su-34 y los cazas multifuncionales SU-35, que fueron empleados en Siria, mientras las terrestres reciben los tanques Armat y la naval los drones-submarinos Poseidon, entre otros armamentos.

mem/to