La Paz, 6 feb (Prensa Latina) El candidato a la presidencia de Bolivia por el Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce Catacora, sin renunciar a la docencia, lleva adelante su campaña política con miras a las elecciones del 3 de mayo derivadas del golpe de Estado.

Arce Catacora, conocido por amigos y allegados como Lucho, es profesor en la Universidad Mayor de San Andrés, la principal universidad pública del Estado Plurinacional de Bolivia.

Tras inscribir el lunes su candidatura ante el Tribunal Supremo electoral acompañado por una multitud, el martes regresó a sus clases habituales en la materia Economía Monetaria I.

Ángel Surco, uno de sus estudiantes, aseguró qué votará por él en los comicios generales porque es la mejor opción para el país.

Además de ser un gran profesional, instruído, conoce el manejo económico, conoce la estructura del país y no solo representa a los profesionales de la clase media, sino también a los jóvenes, expresó.

La carrera electoral en Bolivia arrancó este lunes con la inscripción de ocho alianzas y organizaciones que están compitiendo y algunos estudios de opinión indican que el MAS con la fórmula presidencial integrada también por David Choquehuanca para la vicepresidencia es el favorito para la victoria.

Arce Catacora, economista, catedrático y político boliviano de 57 años, fue ministro de Economía y Finanzas de Bolivia desde el 23 de enero de 2006 hasta el 24 de junio de 2017 y por segunda, vez, desde el 23 de enero de 2019 hasta el 10 de noviembre de ese año, cuando renunció a su cargo en el contexto del golpe de Estado.

El candidato a la presidencia por el MAS se considera socialista y su labor impactó en la economía de Bolivia, país que durante los mandatos de Morales pasó de su gran inestabilidad a tener un crecimiento anual de alrededor de cinco por ciento.

Interesado en hacer la transformación del país, junto a Evo Morales, puso en práctica políticas favorables para las empresas que generaron un vigoroso crecimiento económico, una de las más reconocidas fue la transformación del sector gasífero.

A ello se añade el aumento de las exportaciones de plata y zinc, entre otras acciones que facilitaron importantes riquezas económicas para el país andino-amazónico.

Uno de los elementos fundamentales del crecimiento económico de Bolivia, bajo el mandato de Morales, y la conducción de ese sector por Arce, es la distribución de las riquezas que llegaron a las clases más desposeídas.

En ese sentido la pobreza extrema bajó en el gobierno de Evo Morales de 38 por ciento a 18 por ciento, resultados extraordinarios, de acuerdo con el Banco Mundial.

tgj/otf/cvl