Bogotá, 31 ene (Prensa Latina) En momentos en que el gobierno estadounidense recrudece su hostilidad hacia países de la región como Venezuela, Cuba y Nicaragua, la luchadora y exsenadora colombiana Piedad Córdoba insiste hoy en la necesidad de la integración y de seguir trabajando.

Yo creo que es una campaña. Hay que recordar que (presidente Donald) Trump dijo que una vez que acabara con Venezuela, seguía con Cuba y con Nicaragua, y es tratando de evitar a toda costa que la región retome su rumbo, como cuando estaban Lula, Cristina (Fernández) que ahora está de vicepresidenta, Evo (Morales), declaró a Prensa Latina.

Es toda una campaña, y es como metiéndonos miedo a los que somos amigos de Cuba, que estamos totalmente en contra del bloqueo (económico, comercial y financiero) porque es una infamia, es un delito de lesa humanidad, afirmó.

En tal sentido, se refirió a la importancia de la solidaridad con la mayor de las Antillas, ‘que en todos los momentos y las épocas ha sido tan solidaria con Colombia. Mucha gente que fue amenazada en este país, fue recibida en Cuba’.

Hay que dejar el miedo, seguir trabajando, buscar no solamente integrar sino defender. Tenemos que lanzar una campaña donde no compremos ningún producto hecho en Estados Unidos para que ellos sientan lo que sentimos muchos de nosotros con lo que le hacen a Cuba, apuntó.

La luchadora colombiana también habló con Prensa Latina sobre la persistente violencia en su país, donde se suceden asesinatos de exguerrilleros, líderes sociales, defensores de derechos humanos e indígenas, después de más de tres años de la firma del Acuerdo de Paz entre el Estado y la exguerrilla FARC-EP.

Llegamos, desafortunadamente, a un gobierno que siempre ha estado en contra de la paz y de los acuerdos, con una política de exterminio, subrayó.

A su juicio, es imposible que un presidente con las fuerzas militares y de policía no pueda contener la cantidad de asesinatos y de desapariciones y de masacres. Eso tiene mucho que ver con una política del miedo y del terror para que la gente definitivamente no apoye una alternativa diferente en el país.

Quienes hemos estado en el tema de la paz desde hace muchísimos años, hemos tenido que enfrentar este tipo de persecuciones, yo fui secuestrada, estuve exiliada, inhabilitada, una persecución espantosa, aseveró.

Si alguna cosa requiere Colombia es conseguir la paz de verdad, pero en los territorios y en todas partes las cosas están igual o peor, puntualizó.

En dicho entorno, instó a ‘apoyar todas esas movilizaciones porque es la primera vez que en Colombia ocurre una cosa de esas, que la gente se moviliza, que nadie se puede abrogar esa movilización, eso ha sido muy espontáneo de la gente’.

Al apuntar que se trata de un país inseguro, desigual, inequitativo, donde la gente en las regiones pasa muchísimas dificultades, la exsenadora expresó que aquí la política es simple y llanamente para favorecer a los poderosos.

No hay que ir muy lejos, hay que ir a Ciudad Bolívar, al Chocó, al Pacífico, donde la carencia del Estado de bienestar, es total. Mientras eso subsista es muy difícil hablar de paz, advirtió.

Es lamentable lo que está pasando. Creo que es muy difícil en esta batalla de egos también de la izquierda, que si no nos ponemos de acuerdo van a ser muchos años más y la responsabilidad es de nosotros también, remarcó. Sigo yendo a los territorios y me doy cuenta de todo lo que pasa. Antes de llegar a aquí, vine del llano y allá se da uno cuenta de la situación tan dispareja y difícil, territorios que han sufrido tanto la violencia en este país y que prácticamente siguen igual, y un recrudecimiento del paramilitarismo de una manera impresionante, enfatizó.

mem/mfb