Por: Luis Britto García | Martes, 26/11/2019

Para defender el poder del pueblo se dispara contra el pueblo.

Presidente de la OEA pretende decidir cuáles elecciones de Presidentes Latinoamericanos son válidas pero ningún Presidente Latinoamericano puede decidir si es válida la elección del presidente de la OEA.

En defensa del pueblo los golpistas embolsillan los bienes propiedad del pueblo.

Lenin Moreno llega al poder con votos del socialista Alianza País, perdona a la oligarquía ecuatoriana 4.500 millones de dólares en impuestos evadidos y para tapar el hueco endeuda a Ecuador con el Fondo Monetario Internacional por 4.000 millones de dólares.

Para castigar a un Presidente que gana las elecciones con diez puntos de ventaja se autoproclama como presidenta una dama cuyo único voto es un autovideo porno.

La OEA sentencia que en las elecciones hubo fraude antes de que se publique el informe según el cual en las elecciones no hubo fraude.

El golpista irrumpe en Palacio diciendo que Cristo ha entrado al Palacio pero olvida que Cristo sólo entró a un palacio una vez en su vida, para ser condenado.

Como representante del pueblo se autopresenta De Mesa Gilbert, quien asumió la presidencia después de que el Presidente Sánchez de Lozada huyera tras asesinar a 65 bolivianos en la llamada Masacre de Octubre, dejando como sucesor a De Mesa, el cual también debió dejar el cargo ante la masiva protesta del pueblo.

Rateros roban carteras y a veces presidencias.

A fin de imponer la honestidad administrativa derroca al Presidente legítimo el millonario Camacho Vaca, cuyas empresas están vinculadas con el caso de los Panama Papers.

En el Ministerio de Finanzas tintinean eternamente los treinta dineros.

Para evidenciar que la honradez es cosa de familia, el padre de Camacho, José Luis Camacho, es dueño de Sergas, empresa gasífera que debe al Estado boliviano 2.890.173 de dólares por evasión de impuestos, los cuales seguramente serán perdonados por su amoroso hijo.

A fin de mejorar la economía del país más próspero de América Latina toman el poder a tiros los mismos que lo habían convertido alguna vez en el país más pobre del hemisferio.

Si no es a balazos, cómo se impondrían.

En el país donde el 64% de la población es indígena y el resto mestiza comienza una cacería humana contra los representantes de la población indígena o mestiza.

El pueblo armado dispara contra el pueblo desarmado.

El pueblo será convocado a votar en elecciones para las cuales no podrán postularse los candidatos por los cuales quiere votar el pueblo.

Al pueblo se le prohíbe usar el agua de la lluvia y al Presidente que lo defiende se le vetan los cielos.

La implacable Alta Comisionada de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas que tan exhaustivamente descubre violaciones de derechos en otros países todavía no descubre una sola en el suyo.

En vez de detener a quienes quitan la vida la policía encarcela a los médicos que salvan la vida.

En defensa de derechos humanos los autoproclamados decretan la cacería de seres humanos.

Para garantizar libertad de información el ejército persigue como sediciosos a quienes informan.

Criminales criminalizan la protesta contra el crimen.

Poder Legislativo el fusil M16, Poder Judicial el campo de concentración, Poder Legislativo la fosa colectiva.

Sobre cadáveres de pueblo asesinado pisan supuestos representantes del pueblo.

Explótalo. Hambréalo. Engáñalo. Espíalo. Traiciónalo. Calúmnialo. Róbalo. Endéudalo. Bloquéalo. Atropéllalo. Persíguelo. Exílialo. Condénalo. Rocíalo. Golpéalo. Gaséalo. Dispárale. Hiérelo. Captúralo. Enciérralo. Tortúralo. Amárralo. Mátalo. Remátalo. Desaparécelo. Quémalo. Convéncelo de que todo lo haces por su bien y en su nombre.

INCOHERENCIA

Así fue que cayó sobre nosotros la plaga de la incoherencia. De tanto fingir lo que no somos terminamos siendo lo que no fingíamos. Esta es una situación misteriosa en la cual las contradicciones dejan por fin de atormentarnos. Igual pensamos esto y decimos aquello que ofrecemos una cosa y hacemos otra. No hay idea excluyente que expulse de la mente la que la contradice, ni gesto que no esté en discordia con su fundamento. Una cosa parecemos y resultamos la contraria. No hay institución que no funcione para un objetivo opuesto a aquél para el cual fue creada, ni antítesis suficientemente diabólica como para intimidarnos. Si ejercemos la ambigüedad principista es imposible que se nos culpe de rectitud modificable. Asumamos inconmoviblemente la incongruencia. No temamos al enemigo que exige concordancia. Los poderes mismos no se ejercen salvo para perpetuar su impotencia. En la medida en que no haya vara con qué medirnos nadie puede pillarnos en falta.

EL CÓNCLAVE DE LOS AUTOPROCLAMADOS

Enfadosa tarea es tener que esperar a que otros nos elijan o confirmen. Más de una dama rechazada en todos los concursos de Miss Princesita puede ahora ceñirse a sí misma la corona de Miss Universo. Una oportunidad se presenta de arrebatar la Medalla Olímpica de Oro por atletas que nunca abandonaron su sofá. El confirmado analfabeto puede autoconferirse diploma de docto aunque no sepa leerlo. Tampoco se exigen méritos, canonizaciones y ni siquiera avemarías para encenderse velas como santo. Exhibimos el más sublime de los poetas que nunca ha escrito un verso. El Héroe que sólo ha huido luce brillantes medallas que él mismo se impuso. Presea de orgullo es el arquitecto que no ha erigido una sola casa y el sastre que jamás enhebró una aguja. Pasamos mucha hambre por solidaridad con el cocinero que jamás ha freído un huevo. Admitimos autoeróticos y autosuicidas. Esperamos emocionados la incorporación del presidente y la presidenta autoelegidos por quienes no votó nadie.

COMITÉ POR LA ABOLICIÓN DEL PERO

PERO allí está el Pero al comienzo de toda iniciativa, al arranque de cada plan, al final de todo entusiasmo, para convertirlo todo en peros, obstáculos, laberintos, esperas, desesperos. Pero podríamos abolir el Pero, para que hubiera esperanza.

Pero qué cosas se me ocurren.

FOTOS/ILUSTRACIONES: LUIS BRITTO