El presidente de Rusia, Vladímir Putin, arribó a Brasil para participar de la XI cumbre de los BRICS, una asociación de Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica.

La agenda del líder ruso incluye reuniones bilaterales con su homólogo chino, Xi Jinping, y el primer ministro de India, Narendra Modi.

Además, se reunirá con el presidente del país anfitrión, Jair Bolsonaro, con quién discutirá los temas clave de la agenda bilateral y la situación regional en vista de los sucesos en Bolivia.

Durante los dos días del evento, los líderes de cinco Estados discutirán el estado actual y las perspectivas de cooperación dentro de la organización, incluyendo los temas relacionados con la cooperación económica, financiera y cultural.

En 2018 la ciudad sudafricana de Johannesburgo fue la que acogió la décima cumbre de los BRICS, que se centró en la necesidad de oponerse a los enfoques unilaterales en los asuntos internacionales, en proteger el multilateralismo y en usar las ventajas de la cuarta revolución industrial digital.

Los líderes de los países BRICS aprobaron la Declaración de Johannesburgo, en la que hicieron un balance de los diez años del funcionamiento del grupo, confirmaron su apego a los principios de igualdad y democracia e instaron a solucionar conflictos mediante negociaciones.